GRANADA CF | COVIRÁN GRANADA

Una verdad incómoda

  • El Granada CF y el primer equipo de baloncesto de la ciudad llevan sin coincidir en la misma categoría 33 años

Comentarios 1

Es una pregunta que suelen hacerse muchos aficionados, y cuya respuesta está lejos de la unanimidad. ¿Puede Granada tener dos equipos deportivos de élite en la ciudad? El reciente ascenso del Covirán Granada de baloncesto a la LEB Oro, el equivalente a la Segunda División en fútbol, coincidiendo con el peor momento del Granada CF de los casi últimos diez años reabre el debate. ¿Hay mercado para ambos? Hubo aficionados del Granada CF que tras el empate en Sevilla escribieron por redes sociales que se iban a cambiar al baloncesto. Puede ser una anécdota o un botón de muestra. Además, la evolución histórica conduce a una realidad incómoda: solo hay sitio para uno. ¿Por qué? Desde 1979, año de fundación del Oximesa, primer club de baloncesto de Granada en alcanzar la élite, los dos principales equipos de la ciudad en los dos deportes mayoritarios sólo ha coincidido en la misma categoría en cuatro temporadas. Desde 1979, que se dice pronto. Y ninguna de ellas en lo más alto (Primera y ACB). Que el fútbol vaya para abajo y el baloncesto para arriba es el síntoma de un cambio de paradigma.

Y eso que Granada CF y baloncesto no han sido agua y aceite. En los años 50, el club sacó una sección de baloncesto, tanto masculina como femenina, esta última incluso llegando a pelear por ascensos a la máxima categoría. Vestían de rojiblanco y se llegó a construir una pista dentro del desaparecido estadio de Los Cármenes. Uno de sus impulsores fue el mítico periodistas José Luis Piñero, que llegó a ser hasta jugador. La sección desapareció en los primeros años 60.

3Clubes. Granada CF sólo hay uno; el baloncesto ha estado representado por Oximesa, 'Cebé' y Fundación

Sin embargo, el auge del baloncesto profesional en Granada coincide con el bajón experimentado por el histórico club de fútbol. La tendencia de la línea temporal del gráfico así lo expresa. El primer equipo rojiblanco bajó de Primera en 1976 y compitió en Segunda hasta que en la temporada 80-81 cayó por primera al pozo de la recién creada Segunda B. En aquel mismo curso, el Oximesa alcanzaba la Segunda División, lo que actualmente sería la LEB Plata. Las cuatro temporadas siguientes (del 81 al 85) fueron las últimas de la historia en las que los dos principales clubes de Granada coincidieron en el mismo nivel. Entre medias, una temporada para el recuerdo en el que ambas instituciones fueron felices. El fútbol subió nuevamente a Segunda y el Oximesa de Murado alcanzaba la Primera B, su equivalente baloncestístico. Pero sus caminos empezaron a separarse para no unirse nunca más en la campaña siguiente. En la 84-85, el fútbol cayó de nuevo a la división de bronce, mientras que el baloncesto se mantenía y daba pie al curso siguiente (85-86) al primer ascenso de la historia de un equipo granadino a la ACB.

Las entradas en Los Cármenes, que ya no eran las de antaño, cayeron más aún, mientras que el Pabellón Murado de Albolote se llenaba una y otra vez. Habían pasado diez años desde la última vez que Real Madrid y FC Barcelona habían dejado de venir a la ciudad de la Alhambra. Ahora lo hacían otra vez, aunque con camiseta de tirantes y botando un balón grande.

El Oximesa, también denominado Puleva, estuvo en la máxima categoría del basket nacional hasta 1992, año en el que se inauguró el Palacio de Deportes. En ese periodo, el fútbol solo fue capaz de salir de Segunda B en una ocasión, en la campaña 1987-88. El baloncesto cubría el hueco en la élite que dejaba el histórico Granada CF. Aún así, el fútbol seguía tirando y a principios de los 90, el presidente del equipo de baloncesto José Antonio Murado, estuvo al frente del club rojiblanco. Dividir sus fuerzas no le sentó bien a ninguno de los dos. El basket no alcanzó los play off por el título ni el fútbol la fase de ascenso a Segunda. La doble aventura del empresario terminó en noviembre de 1990.

El fútbol siguió anclado en la tercera categoría nacional, sobreviviendo como podía. Mientras tanto, el baloncesto vivió tiempos convulsos. La única diferencia entre ambos deportes de élites de Granada es que el club de fútbol ha sido siempre el mismo, mientras que los de la pelota naranja van por su tercer club. El Oximesa. renombrado CB Granada al quedárselo en propiedad el Ayuntamiento, desapareció en 1993. La ciudad no tuvo un nuevo equipo hasta el año siguiente, cuando el CAB Granada, desterrado en Loja, se trasladó a la capital mientras militaba en Primera B. Luego se transformó en el CB Granada SAD. Hasta el año 2002, fecha del descenso administrativo del Granada CF al Grupo IX de Tercera División, y momento de la historia en el que más cerca estuvo de desaparecer, en el otro lado de la avenida Salvador Allende se vivían tres ascensos a la ACB (1996, 2001 y 2004). El equipo seguía siendo el club de élite que no tenía la ciudad más que algunas incursiones de los equipos de voleibol y rugby de la Universidad, además del milagroso ascenso a la ASOBAL de balonmano del Huétor Tájar, trasladado también al Palacio de Deportes.

Desde aquel 1986, el baloncesto fue el deporte predominante en la capital. El Granada malvivía y los patrocinadores se iban siempre al calor del Palacio de Deportes. En 2010, el CB Granada cumplía su sexta temporada en la ACB, manteniéndose en ella con más o menos holgura. Pero nunca alcanzó los play off ni la Copa del Rey, lo que desencantó a buena parte de la hinchada. A esto se unió el pinchazo de la burbuja del ladrillo y los problemas económicos empezaron a pasar factura. La tendencia empezó a cambiar y el público volvió a mirar al Nuevo Los Cármenes. El Granada acababa de subir a Segunda B tras eliminar al Alcorcón y España ganaba el Mundial. El fútbol empezó a eclipsarlo todo. En proporción, Los Cármenes llenaba más aforo que el Palacio pese a estar por una categoría por encima. En la temporada 2010-2011 se produjo el cambio de paradigma. En un punto del trayecto, el 'Cebé' y el 'Céefe' cruzaron sus caminos. El basket bajó a LEB Oro y el Granada a Primera. Al año siguiente, el CB Granada caía a LEB Plata, aunque nunca la llegó a jugar porque el club fue liquidado. Los rojiblancos festejaban su primera permanencia en la Liga BBVA. Sucedió igual cuatro años más. Mientras tanto, el Fundación CBG escalaba desde lo más profundo sin llegar a ser realmente una competencia de mercado a la hora de hacer carnés.

Ahora, los caminos vuelven a cruzarse con el subidón del Covirán a LEB Oro. Si el Granada CF no consigue el ascenso a Primera a final de temporada, será la primera vez en 33 años que los dos principales clubes de la ciudad coincidan en el mismo nivel competitivo y la competencia en los precios de los carnés hará que muchos se piensen dónde hacer el desembolso. Los del fútbol se irán al fútbol, los del basket a los suyo, pero una gran cantidad de abonados a ambas escuadras a la vez tendrán que apostar por uno o por otro. Y entonces contestar a esa incómoda pregunta. ¿Tiene Granada mercado para mantener a dos clubes de élite?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios