Las Tendillas, con sabor a cuarto de los cabales

Baile: Eva la Yerbabuena. Fecha: sábado 18 de junio. Lugar: plaza de las Tendillas. Lleno.

Allí comparecimos a su hora para comenzar una noche que prometía con el espectáculo que la granadina traía a Córdoba. Y cumplió. Con resultado final muy hermoso porque Eva Yerbabuena con su gente bailó generosamente, y bien, como nos tiene acostumbrados.

Esta mujer es todo pasión, y como es una bailaora de rompe y rasga, no se presta a la ojana y saca de sí todo lo que lleva dentro, como lo demostrara en el Concurso Nacional de 1992, aquí en Córdoba, rechazando el premio La Mejorana por no estar de acuerdo con el fallo del jurado; aunque compareciera en la gala final para reiterar bailando que era acreedora de algo más.

No siendo ajena a que propiciando el clima que cada estampa requiere, la noche se envolvió en el embrujo que a ella le acompaña. Y la plaza de Las Tendillas no tardó en entregársele cuando comenzó mostrando su repertorio, entresacado de todo lo creado hasta ahora, por seguiriyas, cantiñas, soleá, éste con una elegante bata de cola que llevaría hasta la apoteosis final por bulerías, con todos en el escenario. Empezando por el compositor musical, su esposo Paco Jarana, además de en el toque junto a Manuel de la Luz.

Pero Eva, además, se mostró junto al elenco formado por Mercedes de Córdoba, Edu Guerrero, Lorena Franco, Ale Rodríguez, María Moreno, y Fernando Jiménez al baile; un imponente José Valencia, Pepe de Pura, y Jeromo Segura al cante; y Manuel Pájaro a la percusión, dándole juego a todos para encandilarnos en zapateado, tangos, bulerías para lucir a los cantaores, y más para el cuerpo de baile, vibrando con sutiles contoneos, desplazamientos, derroche de zapateado y escobillas, matizando, y pellizcando cuando marcaban cada desplante.

La Yerbabuena no nos defraudó porque se exige a sí misma, como condición sine qua non, el mínimo de calidad que toda coreógrafa que se precie tiene que garantizar. Por algo en 2005 recibió dos Premios Max de las Artes Escénicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios