SEGURIDAD VIAL

En dos semanas entra en vigor la nueva Inspección Técnica de Vehículos (ITV)

  • La llegada de la nueva normativa el 20 de mayo no supondrá, no obstante, un incremento en el rechazo de las inspecciones, según las propias ITV.

Las nuevas instalaciones de ITV en Sanlúcar. Las nuevas instalaciones de ITV en Sanlúcar.

Las nuevas instalaciones de ITV en Sanlúcar. / CARLOS DÍAZ / EFE

Comentarios 8

La nueva normativa de Inspección Técnica de Vehículos (ITV), que entrará en vigor el próximo 20 de mayo, armonizará los procedimientos al estándar europeo y no supondrá un incremento del rechazo en las inspecciones.

Asimismo, facilitará la detección del fraude y el aumento de la seguridad, mejorando la calidad del parque automovilístico español tanto en términos de seguridad como medioambientales.

El director de la división de ITV de la compañía alemana TÜV SÜD, Ramón Fernández, defiende, en una entrevista concedida, que la nueva normativa aporta una "mayor flexibilidad" al usuario, gracias a la libre elección de estación cuando el resultado sea desfavorable o negativo.

Fernández también considera que el intercambio de información electrónica entre estaciones y la Administración Pública es una "buena noticia" que fomenta a la transparencia.

Con la llegada de la nueva normativa a finales del próximo mes las estaciones tendrán que adaptar las inspecciones y el directivo afirma que el grupo TÜV SÜV Atisae, que cuenta con 34 centros de ITV repartidos en seis comunidades autónomas, ya ha realizado inversiones para la compra de equipos.

En una primera fase, la empresa adaptará las estaciones con nuevos dispositivos de lectura electrónica (OBD) que permiten detectar los códigos registrados en las centralitas de los vehículos, para después desarrollar, junto con las CCAA, autoridades y organismos oficiales, procedimientos para la verificación de otro tipo de contaminantes como el óxido de nitrógeno (NOx).

Además, en fases posteriores las estaciones deberán invertir en equipos para la inspección de sistemas como ABS, ESP, freno automático de emergencia o aviso de abandono del carril, entre otros.

Cerebro del coche

"La nueva norma prevé una lectura de lo que se podría denominar 'cerebro del vehículo' para comprobar si se ha registrado algún defecto que pueda implicar más emisiones de las aceptadas. La prueba consiste en conectarse al puerto OBD y se realiza una lectura de códigos de fallo que se quedan registrados en el vehículo", explica Fernández.

El director de ITV de TÜV SÜD deja claro que la nueva normativa no incluye un incremento del precio de las inspecciones y matiza que este lo establecen las comunidades autónomas, excepto en Madrid, donde el precio está liberalizado. "Dependerá de ellas decidir si aumenta el precio o no. Si estamos viendo que hay ciertos requisitos de la nueva inspección que van a suponer un aumento del tiempo, pero, de momento, no va a repercutir en un aumento del precio", añade.

La empresa efectuó 1,4 millones de inspecciones de vehículos en 2017 -en torno al 18/19% resultaron suspensas- en sus más de 30 centros y de cara al ejercicio en curso prevé aumentar dichas cifras.

El responsable de ITV de la empresa de ensayos, inspección, certificación, formación y consultoría explica que la antigüedad del parque de vehículos español es un factor "positivo" para el sector y que implica un incremento en las inspecciones.

Diésel

Por otro lado, Fernández subraya que la criminalización que está sufriendo el diésel no afecta a corto plazo a los ingresos de las ITV. "El diésel ha protagonizado la gran venta de vehículos en los últimos años, las inspecciones de ITV notan ese impacto después de cuatro años, que es cuando los vehículos nuevos pasan por primera vez la inspección. De momento no hemos notado el cambio, pero sí se notará en los próximos años", subraya.

Sin embargo, asegura que dicho impacto se complementará con inspecciones de vehículos con nuevas tecnologías como los de propulsión eléctrica o híbrida. En este sentido, indica que en el futuro será necesaria la inspección de otros dispositivos como las baterías o el control de las tensiones por peligros de descargas eléctricas. En cuanto a los vehículos autónomos, las estaciones de inspección deberán trabajar en detectar fallos en los radares que llevan incorporados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios