DESDE 45.500 EUROS

¿Te acuerdas de las siglas GSi? Pues Opel las recupera con el Insignia

  • A mediados de marzo llega el nuevo Opel Insignia GSi. Se trata de la variante más potente de esta berlina, también está disponible en familiar, con potencias de 210 y 260 CV.

¿Te acuerdas de las siglas GSi? Pues Opel las recupera con el Insignia ¿Te acuerdas de las siglas GSi? Pues Opel las recupera con el Insignia

¿Te acuerdas de las siglas GSi? Pues Opel las recupera con el Insignia

Todos aquellos que peinan canas se acordarán de unas siglas que llegaron a la categoría de mito en el mundo del automóvil. Hablamos de GSi, tres letras que significaban "Grand Sport Injection" y que, sobre todo, causaron furor en la década de los 80 y 90 con modelos como el Kadett GSi, el Manta o incluso el Corsa.

Pues bien, ahora, varias años después, Opel vuelve a poner el logotipo GSi en un coche. Y el primer modelo elegido para continuar con esta saga es el Insignia, la berlina de gran tamaño de la marca alemana. Un Opel Insignia GSi que, un poco más tarde, tendrá su continuidad en el Corsa GSi, que se fabricará en Zaragoza.

Este nuevo Opel Insignia GSi, que estará en los concesionarios a mediados de marzo con la carrocería de 5 puertas (Grand Sport) y familiar (Sport Tourer), llega en  un momento curioso para la marca.

En primer lugar porque fue desarrollado hace ya algunos años, momento en el que todavía Opel pertenecía a la era General Motors. Sin embargo, ahora Opel, de la mano del Grupo PSA (Peugeot-Citroën), está más centrada en el desarrollo de productos centrados en Europa, en lograr una mayor rentabilidad y en el ahorro de costes buscando sinergias con Peugeot y Citroën.

Por tanto, este Insignia GSi es, probablemente, uno de los últimos desarrollos de la marca todavía bajo el paraguas de General Motors. A partir de ahora, todo lo que llegue, tiene que tener el sello de PSA. Y hablamos de modelos tan importantes, como el próximo Opel Corsa 2020 que se fabricará en Figueruelas y que contará con una variante eléctrica.

Llamativo pero no radical

Una vez junto a el nuevo modelo, podemos señalar que es una berlina que desde el punto de vista estético tiene ciertos detalles diferenciadores, aunque no es 'escandalosa' con grandes alerones y faldones.

Por ejemplo, como seña de indentidad cuenta con unos paragolpes específicos, unas taloneras más llamativas, un 'spoiler' trasero que aporta grandes dosis de dinamismo y algún que otro cromado. Asimismo, nos llaman la atención los grupos ópticos delanteros con 32 diodos de leds y un alcance de hasta 400 metros.

Dentro, también comprobamos que incorpora los pedales en aluminio, que tras el volante contamos con unas pequeñas levas y que los asientos son específicos con una ergonomía muy cuidada, la certificación AGR -asociación que cuida de nuestra espalda-, un elevado confort de marcha y una buena sujeción.

Además, estos asientos tienen una forma curiosa puesto que se han inspirado en las formas de una serpiente cobra. Y continuando con los asientos comprobamos que estos también pueden ser ventilados y calefactados.

En marcha

Llega el momento de ponernos en marcha. A la hora de elegir motorización optamos por el diésel BiTurbo de 210 CV. Sí, sí... efectivamente. Este nuevo GSi está a la venta con un motor de gasóleo. Mientras que estas siglas siempre hacían referencia a un propulsor de gasolina, este nuevo Insignia GSi también cuenta con un diésel. Eso sí, desde la marca nos avanzan que la gama también se compone de un gasolina de dos litros turbo con 260 CV.

Basta con iniciar los primeros kilómetros para darnos cuenta de la mayor deportividad del Insignia GSi. Por ejemplo, comprobamos que los asientos nos envuelven y sujetan el cuerpo a la perfección y, a la vez, son cómodos.

También vemos que el motor, el BiTurbo de 210 CV, empuja con cotundencia, que es muy progresivo y que se puede estirar hasta más allá de las 5.000 vueltas. Eso sí, en estos primeros momentos con el motor en frío y con aceleraciones fuertes comprobamos que es algo más rumoroso de lo que nos gustaría. Aprovechamos estos primeros kilómetros para 'jugar' con el cambio, subiendo y bajando marchas, y, sobre todo, para actuar con las levas, que aunque son algo pequeñas nos permiten divertirnos en las zonas más viradas.

Para su prueba en condiciones más exigentes, desde Opel nos han preparado un test en un circuito de pruebas de Michelin en Fontange. Y aquí es el momento de cambiar de coche y conducir la versión de gasolina, un Insignia GSi más refinado y más apropiado con los orígenes de este emblema.

Y es aquí donde realmente apreciamos las calidades del nuevo Insignia con una agilidad que nos llama la atención. Por ejemplo, en este sentido, desde Opel nos han preparado un eslalon que el coche realiza a más de 60 km/h sin inmutarse. Y no solo eso sino que también lo realiza con una agilidad pasmosa. Es sorprendente ver con qué facilidad entra en las curvas y como enlaza una tras otra sin que la carrocería tenga síntomas de abandonar la trayectoria marcada.

Es entonces cuando desde la marca nos comentan que el Insignia GSi ha sido testado en el circuito alemán de Nürburgring e incorpora, además, unos neumáticos desarrollados específicamente por Michelin (Pilot Sport 4S) que están montando sobre llantas muy llamativas y con un tamaño de hasta 20 pulgadas.

A todo ello hay que sumar un chasis rebajado en 1 centímetro, gracias a unos amortiguadores más cortos, la incorporación de la tracción total 4x4 y de un reparto vectorial del par que lo que hace es distribuir la fuerza del motor según las pérdidas de tracción que puedan tener sus ruedas.

No obstante, durante esta prueba de conducción en circuito, el personal de Opel nos reservó unas vueltas en un trazado completamente mojado y fue ahí donde pudimos comprobar que el nuevo Insignia GSi ofrecía un comportamiento muy noble y que había que forzarle mucho, incluso en esas condiciones para que perdiera tracción.

Además, en esas condiciones pudimos comprobar el funcionamiento de los diferentes modos de conducción (Normal, Tour y Sport), así como una regulación específica del ESP 'Modo Competición' que permite 'jugar' un poco más con el comportamiento del vehículo.

Cierra la lista de virtudes, el gran equipamiento en tecnología. En este sentido, puede equipar de serie cámara frontal con alerta de colisión frontal con detección de peatones y frenada automática, asistente de mantenimiento de carril con correción automática de la dirección... Otros elementos destacables son el con control adaptativo de velocidad de crucero, el Head Up Display, conectividad On Star y Apple Car Play y Android Auto, entre otros.

El 2% de las ventas

En cuanto a su precio, este nuevo Opel Insignia GSi está ya a la venta desde 45.500 euros, para la versión Grand Sport (5 puertas). La variante Grand Sport (Familiar) sube hasta los 46.700 euros.

¿Y cuántos clientes pueden demandar el Insignia GSi? Pues según Opel estiman que el 2% de todos los clientes Insignia serán GSi. Es decir que si para 2018 la firma alemana espera vender un total de 7.500 unidades al año, 150 unidades serán Insignia GSi.

En este sentido, Opel señala que espera que 2018 logre un crecimiento en línea con el mercado que, entre turismos y comerciales, se situará en 1,53 millones de unidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios