VALORACIÓN: 8

Prueba del VW Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG: Atrapa las miradas… y el corazón

  • Allá por donde va este coupé no pasa desapercibido. Su estética deportiva llama la atención. Y cuando lo conduces, su nobleza, aplomo y confort de marcha conquistan a su conductor.

Prueba del Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG: Atrapa las miradas… y el corazón Prueba del Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG: Atrapa las miradas… y el corazón

Prueba del Volkswagen Arteon 2.0 TDI 150 CV DSG: Atrapa las miradas… y el corazón

Volkswagen siempre ha vendido muy bien su berlina coupé. Si hacemos un poco de memoria conviene recordar que este tipo de modelo fue lanzado por la marca alemana en 2008. En aquel momento este coupé se correspondía con las siglas Passat CC y estaba basado en el Passat de 2005.

Poco después, con la llegada de un nuevo Passat –el de 2011-, la firma alemana volvía a confiar en una nueva variante coupé de este modelo, lanzada en 2012, que –en esta ocasión- perdía el apellido de Passat.

Fruto de esta estrategia, de un diseño muy llamativo, de unos buenos acabados y de un gran comportamiento el CC fue un éxito. Buena muestra de ello son las 6.500 unidades que se vendieron del CC en España entre los años 2012 y 2016.

Si bien es cierto que puede parecer una cifra baja, si decimos que estamos hablando del 17% del total de las ventas del Passat en esos mismos años, puede que todo cambie.

Por todo, ello ahora Volkswagen da un paso más allá y separa, todavía más, el nuevo coupé –que ha sido bautizado como Arteon- del Passat. Y cuando decimos separar nos referimos a que ahora están más distanciados que antes.

En primer lugar porque, aunque comparten la plataforma MQB y numerosos componentes,  el nuevo Arteon tiene un diseño más diferenciado y unas dimensiones también mayores.  Analizamos cada uno de los apartados a continuación.

Diseño exclusivo

Comenzando con el apartado de la estética, vemos que el diseño del nuevo Arteon es bastante diferente al del resto de la gama. En concreto, hablamos de la parrilla que unifica los grupos ópticos con las molduras horizontales, dando así una mayor sensación de anchura y aplomo.

Además, esta nueva imagen es la que Volkswagen también proporcionará a muchos de sus nuevos modelos, como es el caso del próximo Touareg que llegará en 2018.

No obstante, la mencionada exclusividad no sólo viene del apartado de diseño, sino también en las dimensiones. Mientras que anteriormente el CC y el Passat compartían distancia entre ejes (batalla), esto no ocurre con el Arteon.

Volkswagen ha decidido que el Arteon tenga su propio tamaño, lo que ha propiciado que tenga una mayor distancia entre ejes, además de una mayor longitud. En concreto, estamos hablando de una longitud de 4,86 metros y una batalla de 2,83 metros, medidas ya que se acercan peligrosamente a la barrera psicológica de los cinco metros.

Amplio espacio interior delantero

Este incremento en las medidas se traduce en un gran espacio interior. Comenzando por las plazas delanteras, comprobamos de primera mano que las plazas delanteras son sobresalientes. Para empezar, el Arteon ofrece una distancia entre el techo y la banqueta de 101 centímetros, lo que se traduce en una medida muy buena. A ello se suma que la anchura para los hombros de este modelo también es sobresaliente. En concreto, estamos hablando de 142 centímetros.

Todo ello hace que delante dos adultos, incluso superando los 1,8 metros, tengan suficiente espacio libre tanto para las cabezas –alrededor de 8 centímetros al techo-  como para no rozarse entre ellos.

Eso sí, aunque hay un gran espacio libre disponible, este podría ser todavía mejor si la posición del volante admitiera mayores reglajes. Y es que, a nuestro juicio, este volante queda demasiado bajo, lo que hace que rocemos con él a la hora de salir y bajar del vehículo.

Mucho espacio para las piernas trasero Sentados ahora en las plazas traseras comprobamos que el espacio es muy llamativo. Sobre todo en lo que a distancia longitudinal se refiere, es decir en el espacio para las piernas de los ocupantes de la segunda fila.

En nuestra posición habitual y con una altura de 1,82 metros hemos medido una distancia libre de… ¡¡¡22 centímetros!!! para nuestras piernas. Esta medida quiere decir que podemos ir prácticamente con las piernas extendidas puesto que será muy difícil rozar con las rodillas en los respaldos.

No obstante, donde no tendremos tanto espacio es la altura libre al techo. El Arteon ofrece en este sentido un total de 89 centímetros entre la banqueta y el techo, una medida que se muestra suficiente para pasajeros de entorno a los 1,80 metros pero que tampoco permitirá grandes florituras: apenas tendrán 3 o 4 centímetros libres. Aun así, estos no tendrán sensación de agobio e irán cómodos.

La anchura de las plazas traseras es de 137 centímetros, una buena medida. A cambio, eso sí, el túnel de transmisión es tan voluminoso que prácticamente será imposible que viaje una quinta plaza en el interior durante más de un centenar de kilómetros. Por el contrario, si la distancia es corta, sí podrá acoplarse en esta plaza puesto que el asiento es algo más ancho que lo que nos tienen acostumbrados los coches de hoy en día.

Se echa de menos algo más de modularidad en los asientos. La unidad probada, por ejemplo, sólo disponía de unos asientos que se podían plegar en configuración 60/40, pero no tenían regulación alguna en inclinación. Además, los reposacabezas –cuando están levantados-merman la visibilidad y los asientos al abatirse no ofrecen una superficie completamente plana.

Maletero sobresaliente

A cambio, el maletero es descomunal. Con los 563 litros de capacidad de carga, el Arteon es el modelo con mayor maletero de la categoría. Además, no sólo destaca por esta cifra sino también por sus formas regulares, su profundidad -118 centímetros-, la anchura -100 centímetros- y la altura -55 centímetros-. Sí es criticable que no tenga rueda de repuesto, pero claro hay que entender que estamos ante un coche que monta llantas de 20 pulgadas con medidas 245 / 35.

Motor con bajos consumos

La unidad probada contaba con el diésel 2.0 TDI de 150 CV y cambio automático DSG de siete marchas. Teniendo en cuenta que la gama se compone de un potente 2.0 TDI de 240 CV y del gasolina 2.0 TSI de 280 CV, desde aquí pensamos que el 2.0 TDI de 150 CV es el más equilibrado.

Si bien es cierto que en frío puede parecer algo rumoroso, una vez iniciada la marcha dejamos de oírlo. Esta combinación de motor-cambio, además, nos ha sorprendido por sus bajos consumos. Durante la prueba, hemos obtenido una cifra de 6 litros. Si bien es cierto que está muy por encima de los anunciados 4,4 litros, a nosotros nos parece una cifra sobresaliente. Además, este consumo con el depósito de 66 litros nos permitirá recorrer una distancia cercana a los 1.000 kilómetros con un solo repostaje.

Excelente confort de marcha

Es quizás otro de los aspectos que más nos ha sorprendido de este modelo: su elevado confort de marcha. En este sentido, por ejemplo, el aislamiento del habitáculo está tan logrado que es digno de admiración. Entre otras cosas porque el Arteon no tiene marcos en las ventanillas y conseguir un buen aislamiento con estas características no es nada fácil.

Esto hace que se puedan mantener cruceros elevados, sin que el conductor o acompañante tengan sensación de velocidad ya que apenas se oye ni el motor ni los ruidos aerodinámicos. A este silencio del habitáculo se suma una gran ergonomía de los asientos que permite recorrer grandes distancias sin apenas síntomas de cansancio. Y aunque es un coche que inicialmente está pensando para el confort, también permite –en cierta medida- imprimir cierto ritmo de la marcha.

Equipamiento

De serie este modelo incorpora elementos como airbags en todas las plazas, incluido el de rodillas, asistente de luz en carretera, asistente de mantenimiento en el carril, ayuda al aparcamiento delantero y trasero, control de presión de los neumáticos, detector de fatiga, luz diurna de 10 años, ordenador, reconocimiento de señales de tráfico, control inteligente de la velocidad con regulación de la distancia, arranque sin llave, climatizador y llantas de 18 elementos.

De todo este equipamiento, nosotros nos quedamos con el control inteligente de velocidad que mide la distancia con el vehículo que nos precede, acelerando y frenando, e incluso interviniendo sobre la dirección.

Eso sí, también echamos de menos otros elementos como el portón eléctrico de serie o la carga por inducción para el teléfono móvil. Además, también hay otros fallos como que en la unidad probada sí contaba con la carga por inducción pero, en cambio, no cabe un teléfono de última generación de gran tamaño. Y también es criticable que siendo un coche lanzado en 2017 incorpore mandos y botones de Volkswagen del año 2009…

Conclusión

Si bien es cierto que su precio es elevado, que el equipamiento podría ser más abundante y que hay algunos elementos mejorables –como el espacio para la carga por inducción o algunos mandos antiguos- hay que reconocer que el Arteon es uno de los mejores coupés que existen en la actualidad. Llama la atención por su diseño, por su amplitud interior y por su enorme maletero. Y a ello se suma un excelente confort de marcha, que viene determinado por el buen aislamiento del habitáculo y la buena posición de conducción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios