Alerta en Indonesia por el temor a represalias tras la ejecución de los terroristas de Bali

  • El supuesto testamento de uno de los reos amenaza a las autoridades políticas del país

Indonesia permanece en alerta máxima por temor a una represalia terrorista tras la ejecución la madrugada de ayer de tres condenados por los atentados de Bali de 2002, que fueron enterrados por un gentío de radicales y curiosos.

La Policía y el Ejército extremaron la vigilancia en Yakarta, Bali y los pueblos de procedencia de los tres fusilados, donde se produjeron disturbios durante los entierros. Efectivos antidisturbios cargaron ayer en varias ocasiones contra unos 500 radicales congregados en Tenggulun, localidad natal de los dos hermanos fusilados, Amrozi y Ali Gufron.

Ambos, junto a Imam Samudra, eran miembros de la Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sureste Asiático, que no ha logrado cometer ningún atentado desde 2005, pero que todavía cuenta con cierta capacidad operativa, señalaron a Efe varios observadores internacionales.

"Con la ejecución de los convictos, Bali no puede descuidarse", aseguró el jefe regional de la Policía en el enclave turístico, el inspector Ashikin Husein, ya que la isla está considerada uno de los principales objetivos terroristas.

No obstante, durante las horas posteriores al ajusticiamiento se produjeron varias amenazas.

Un fragmento del supuesto testamento de los tres reos apareció publicado en internet, apuntando directamente al presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, su vicepresidente y al fiscal general, aunque por ahora la Policía no ha logrado probar su autenticidad.

Por su parte, el establecimiento de la cadena Novotel en Semarang, la quinta mayor ciudad del país, fue desalojado tras un aviso de bomba que resultó ser falso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios