Alto el fuego en Sudán del Sur tras cuatro días de combates y 300 muertos

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, ordenó ayer un "cese de las hostilidades con efecto inmediato" entre sus fuerzas leales y las del vicepresidente y líder opositor, Riek Machar, que fue aceptado por las fuerzas opositoras, tras cuatro días de combates que causaron al menos 300 muertos.

En un discurso difundido por la televisión estatal SSBC, el ministro de Información, Michael Makuei, señaló que Kiir "reiteró su compromiso con la continua implementación del acuerdo (de paz) y publicó una orden republicana para el cese de las hostilidades con efecto inmediato".

"Todos los comandantes deben cesar todas las hostilidades, controlar a sus fuerzas y proteger a la población civil y sus propiedades", dicta la orden.

También ordena la reducción de los puestos de control en la ciudad de Yuba, que deben limitarse a "las instituciones esenciales e importantes".

Una vez finalizó de leer el documento, Makuei llamó a "las fuerzas regulares" a volver a sus respectivas unidades. En ese sentido, amenazó con que "cualquier soldado o miembro de las fuerzas regulares que sea encontrado con su fusil sin habérselo comunicado a su unidad será arrestado y se tomarán acciones inmediatas contra él".

Asimismo, pidió "a todos los ciudadanos volver a sus hogares para que comiencen con su vida de forma normal".

Desde la independencia de Sudán, que anteayer cumplió cinco años, Sudán del Sur ha vivido en medio de la inestabilidad, que se vio exacerbada con el inicio del conflicto interno en 2013.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios