Asad endurecerá la represión ante el "plan de destrucción" de Siria

  • El presidente se declara ajeno a las matanzas y asegura que el país se enfrenta a "una auténtica guerra con conspiraciones extranjeras y armas internas"

El presidente sirio, Bashar al Asad, arremetió ayer contra los supuestos enemigos internos y externos que a su juicio quieren destruir Siria mediante el terrorismo y prometió mano dura para acabar con esta situación. En un tono beligerante, compareció por sorpresa ante el Parlamento para subrayar que su país se enfrenta a una "auténtica guerra".

"La discordia y la destrucción amenazan al país", advirtió Al Asad, que anunció que seguirá "la batalla contra los terroristas" y que no habrá diálogo con los opositores. "Las puertas están abiertas y estamos dispuestos al diálogo, pero no con aquellos vinculados a las potencias extranjeras", dijo respecto de los exiliados.

El régimen sirio habla de "terroristas" para referirse al movimiento de protesta y democratización que surgió en el país en marzo de 2011 y que exige la renuncia de Al Assad. Desde el año pasado han muerto 10.000 personas según la ONU y unas 14.000 de acuerdo con la oposición.

El derramamiento de sangre en Siria es en opinión de Al Asad responsabilidad exclusiva de los terroristas y las fuerzas extranjeras. Pese a que el Gobierno ha hecho, a su juicio, grandes reformas políticas, la violencia sigue. "El proceso político avanza, pero el terrorismo no retrocede."

"No nos enfrentamos a un problema político. Nos enfrentamos a un proyecto de disenso y destrucción de la nación", agregó. "Es una guerra extranjera con armas internas. Esto acabará pronto, pese a las conspiraciones extranjeras", aseguró en el discurso de 70 minutos.

Respecto de la masacre de Al Hula, en la que murieron 108 personas, muchas de ellas mujeres y niños, volvió a rechazar que haya sido obra de las fuerzas gubernamentales, como afirma la oposición e incluso los observadores de la ONU. "Lo que pasó en Hula y otras partes de Siria son masacres brutales que ni los monstruos serían capaces de cometer", aseguró rechazando toda responsabilidad del Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios