Al Asad culpa a las injerencias extranjeras de la crisis siria

  • El presidente sirio dice que el futuro del país depende del diálogo. Miles de personas se han manifestado en respuesta a las declaraciones de Al Asad.

 El presidente sirio, Bachar al Asad, insistió este lunes en la necesidad de impulsar un diálogo nacional para poner fin a la crisis en Siria, que es objetivo de una "conspiración internacional". 

En su tercer discurso desde el inicio de las protestas políticas a mediados del pasado mes de marzo, el mandatario denunció las presiones e injerencias extranjeras contra Siria y defendió la postura del régimen frente a esta revuelta popular. 

"Las conspiraciones son como las bacterias no se pueden eliminar, sino que hay que trabajar para reforzar la inmunidad contra ellas", subrayó Al Asad, que acusó a grupos armados, delincuentes y a islamistas radicales de estar detrás de los incidentes que han causado ya más de un millar de muertos. 

El presidente destacó que en la actual situación el futuro de Siria depende de un diálogo nacional, durante su alocución en la Universidad de Damasco, transmitida en directo por la televisión estatal siria. 

"El diálogo nacional es el título de la próxima etapa, un proceso muy importante porque el futuro de Siria depende él", subrayó Al Asad. 

El presidente sirio también insistió en el proceso de reformas impulsado por su régimen, entre ellas, el levantamiento del Estado Emergencia, vigente desde 1963, y los proyectos de ley electoral y de partidos políticos. 

"El proceso de reformas es para nosotros una convicción", señaló Al Asad, que insistió en que "las reformas se han retrasado pero no detenido". 

El mandatario dijo que estas transformaciones van a crear "una realidad política nueva en Siria en la que los ciudadanos van a participar" y anunció que se formará un nuevo Parlamento el próximo mes de agosto que se encargará de redactar una nueva Constitución o enmendarla. 

Este discurso coincide con la intensificación de las protestas contra el régimen de Al Asad en todo el país y el éxodo de miles de refugiados a Turquía debido a la represión militar. 

Reacción popular 

Miles de personas han tomado este lunes las calles de varias ciudades sirias para pedir la caída del régimen y en respuesta al discurso de Al Asad.

Los grupos opositores al régimen informaron de que las protestas tienen lugar en Alepo, la segunda ciudad del país, Hama (centro), Latakia (noroeste) y en localidades de la provincia de Idleb y de Rif Damasco, entre otras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios