La Asamblea de paz afgana respalda el plan de diálogo con los talibanes

  • La 'Jirga' pide concesiones como retirar nombres de la lista negra de la ONU y liberar presos

La Asamblea (Jirga) de paz afgana, en un espaldarazo al plan del presidente Hamid Karzai, aprobó ayer una declaración que pide concesiones como la liberación de prisioneros y la retirada de nombres de la "lista negra" de la ONU para abordar el diálogo formal con el movimiento talibán.

"Pedimos a todas las partes implicadas en el conflicto que dejen atrás sus condiciones, muestren su buena voluntad por la paz y dialoguen", leyó el vicepresidente de la Jirga, Qeyamuddin Kashaf, al término de los tres días de deliberaciones de la Asamblea, de la que se ausentaron las cabezas visibles de la oposición.

Los 1.600 legisladores, jefes de consejos provinciales, líderes tribales, religiosos y civiles convocados por Karzai para esta tradicional reunión, esta vez de carácter no vinculante, aprobaron una declaración de 200 puntos que incluye muchas ideas que el presidente había puesto ya sobre la mesa.

Kashaf, que leyó los 16 artículos más destacados, solicitó que los talibanes -sin especificar número o personas- desaparezcan de la lista de sancionados de la ONU por tener vínculos con organizaciones terroristas y que se "garantice la vida" de quienes decidan desertar de las filas talibanes.

La Jirga de paz, una iniciativa promovida por Karzai tras jurar su segundo mandato presidencial en noviembre de 2009, recomendó al Gobierno afgano y a las potencias extranjeras que liberen "a los prisioneros talibanes capturados por informes erróneos".

"Habéis pedido la liberación de talibanes y haremos esto de forma inmediata. Estamos decididos a aplicar la declaración", intervino Karzai tras la lectura.

Los delegados instaron también a las tropas extranjeras a que "detengan las redadas ilegales en domicilios y los bombardeos que matan a civiles", además de pedir un apoyo internacional sostenido para Afganistán y exigir a Karzai que luche contra la corrupción.

"Queremos que la comunidad internacional, que ha hecho una coalición de guerra contra el terror, haga ahora una coalición de paz en Afganistán", completó en un discurso a los delegados el presidente de la Jirga, el ex jefe de Estado Burhanuddin Rabani.

También hubo un mensaje para los grupos que luchan contra las fuerzas extranjeras y afganas, particularmente los talibanes y la organización integrista Hizb-e-Islami. "Los opositores deben de dejar de luchar inmediatamente y desligarse de Al Qaeda", exigió la Jirga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios