Aubry luchará por ser la candidata socialista a la Presidencia francesa

  • La líder del PS anunciará hoy oficialmente que se presentará a las primarias de la formación

La líder del Partido Socialista (PS) francés, Martine Aubry, será candidata a las elecciones presidenciales de 2012, si los simpatizantes de izquierda así lo deciden, indicaron ayer allegados a la primera secretaria de la formación.

Aubry anunciará hoy oficialmente que se presentará a las elecciones primarias que organiza el PS para designar a su candidato a los comicios presidenciales, precisaron.

En dichas elecciones primarias, Aubry, de 60 años, se enfrentará, entre otros, al ex líder del partido, François Hollande, quien, según sondeos, sería el favorito.

La candidatura de Aubry se volvió inevitable tras el arresto del hasta entonces favorito, el ex director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Khan, a mediados de mayo por presunta violación de una camarera de hotel.

Hoy se abre el período oficial de presentación de candidaturas a las elecciones primarias, un sistema de designación inédito en Francia. Así, todos aquellos que compartan las ideas de izquierda, incluso si no son miembros del PS, podrán participar en dichos comicios que tendrán lugar el 9 y el 16 de octubre.

Aubry, hija del ex presidente de la Comisión Europea y ex ministro de Economía francés, Jacques Delors, fue ministra en varias ocasiones. A finales de los 90 impulsó la reducción de la duración de la semana laboral, una medida muy criticada por la derecha francesa.

Por otro lado, la ex candidata socialista a la Presidencia Ségolène Royal relanzó el domingo su campaña a las primarias con un discurso en el que dijo haber aprendido de sus errores y querer instaurar un "orden social justo".

Dos días antes de la apertura del plazo para la presentación de las candidaturas, Royal expresó su voluntad de ser "la presidenta de las soluciones, la de la moral de la acción, la del socialismo que funciona y obtiene resultados".

"Me he preparado y estoy lista", aseguró, destacando, en referencia a la anterior campaña presidencial, que "2012 no es 2007, no es una revancha, sino un nuevo inicio".

En sus cerca de 40 minutos de alocución dijo que en este tiempo ha aprendido la lección: "He comprendido que no siempre supe hacerme entender, que por falta de tiempo para explicarme di a veces la impresión de improvisar".

En ese mea culpa ante los militantes socialistas agregó haber comprendido que "la unión de los socialistas debía construirse, que no era automática", y aseguró que respetará el resultado de las primarias "sea cual sea el resultado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios