Barroso anuncia su candidatura para un nuevo mandato al frente de la Comisión Europea

  • El líder de los socialistas en la Eurocámara asegura que su grupo no apoyará la reelección

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jose Manuel Durao Barroso, anunció ayer oficialmente su candidatura a continuar en el cargo durante cinco años más, apenas dos días después de la victoria de los conservadores en las elecciones europeas.

Barroso recibió ayer mismo el apoyo público de la canciller alemana, Angela Merkel, con quien se entrevistó en Berlín, y del primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, al que el presidente de la CE recibió en Bruselas.

Su confirmación como futuro presidente requiere, primero, el acuerdo unánime de los veintisiete jefes de Estado o Gobierno de la UE y, después, el voto favorable del Parlamento Europeo recién constituido, donde el centro-derecha es mayoritario.

El ex primer ministro portugués tiene en estos momentos garantizado el apoyo, con distinto grado de entusiasmo, de los trece jefes de Gobierno del Partido Popular Europeo (PPE) que se sientan en el Consejo.

Pero el primer obstáculo que tendrá que superar Barroso la semana próxima, cuando se reúnan los veintisiete líderes, es la sugerencia del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de que se retrase la confirmación de Barroso hasta después del segundo referéndum irlandés sobre el Tratado de Lisboa, previsto para el otoño pero sin fecha fijada.

Con el tratado actual -el de Niza- la nueva Comisión debería reducir su número de miembros, mientras que, si Irlanda ratifica el nuevo texto, todo indica que se mantendría el tamaño actual, es decir, un comisario por Estado miembro (27).

Con esa incógnita planeando, confirmar ya a Barroso equivaldría a garantizar a Portugal que conservará un miembro en la nueva Comisión, lo que no todos los países miembros parecen dispuestos a aceptar sin conocer cuál de ellos se quedará sin comisario o a quién irá cada cartera.

Cualquier retraso en el calendario puede jugar en contra de el presidente de la CE.

Por su parte, los socialistas del Parlamento Europeo no apoyarán la reelección de Barroso, según el líder de ese grupo en la Eurocámara, el alemán Martin Schulz.

"El presidente de la CE representa una forma de hacer política contra la cual hemos hecho nuestra campaña electoral", dijo Schulz, en declaraciones que publicará hoy el diario Financial Times Deutschland.

Eso sí, Barroso cuenta con el apoyo de tres jefes de Gobierno socialistas, como el de España, Reino Unido y Portugal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios