Ben Laden intenta ensombrecer el comienzo de la gira de Obama

  • El presidente de EEUU ha iniciado en Arabia Saudí una ronda por Oriente Próximo.

El presidente de EEUU, Barack Obama, se reunió con el rey Abdalá bin Abdulaziz de Arabia Saudí al comienzo de una gira para tender puentes hacia Oriente Próximo que el líder de la red Al Qaeda, Osama ben Laden, intenta ensombrecer. En una grabación distribuida por la cadena de televisión Al Yazira, la aparente voz de Ben Laden asegura que Obama mantiene políticas similares a las de su predecesor, George W Bush, e incita al odio a los musulmanes.

Ben Laden, que hablaba un día después de que lo hiciera su segundo, Ayman al Zawahri, para calificar a Obama de "criminal", daba a conocer su grabación un día antes de que el presidente estadounidense pronuncie en la Universidad de El Cairo su esperado discurso al mundo musulmán, en el que expondrá cómo concibe la relación entre EEUU y el Islam y cómo puede mejorar.

Ni Obama ni el soberano saudí hicieron alusión a la cinta del supuesto Ben Laden en sus breves declaraciones ante la prensa tras una reunión de más de una hora en la hacienda del monarca en las afueras de Riad. Según afirmó Obama, "era muy importante venir a este lugar donde comenzó el Islam y buscar el asesoramiento de Su Majestad y abordar con él muchos de los asuntos que afrontamos en Oriente Próximo". "Tengo confianza en que, colaborando, EEUU y Arabia Saudí pueden lograr progresos en toda una serie de asuntos e intereses mutuos", afirmó el presidente estadounidense, que ya se había reunido hace dos meses con el rey saudí en abril en Londres, al margen de la cumbre del G20.

Por su parte, el rey Abdalá bin Abdulaziz resaltó los lazos "históricos y estratégicos" entre EEUU y Arabia Saudí, que se remontan, según recordó, al mandato de Franklin Roosevelt y al rey Abdulaziz, en los años treinta. El soberano también alabó al presidente estadounidense, al que calificó de "un hombre distinguido que merece estar en esta posición".

Tras su reunión bilateral en la hacienda del soberano saudí, los dos jefes de Estado tenían previsto compartir una cena. Según había adelantado la Casa Blanca, los dos mandatarios tenían previsto tratar, entre otros asuntos, el proceso de paz en Oriente Próximo, el programa nuclear iraní y la subida de los precios del petróleo. Arabia Saudí ha propuesto un plan de paz para Oriente Próximo y al mismo tiempo ha expresado su preocupación de que el programa iraní pueda desatar una carrera de armamento en la región.

Obama quería plantear al rey Abdalá bin Abdulaziz el interés de EEUU por poner fin a su dependencia del petróleo extranjero, aunque ha matizado que ello no ocurrirá de la noche a la mañana.

Obama partirá el jueves a primera hora a El Cairo para pronunciar su discurso, el eje de su gira. Ante las expectativas despertadas por esa alocución, en las últimas horas la Casa Blanca ha tratado de atemperar las esperanzas sobre los resultados que pueda conseguir. En una entrevista concedida a la emisora BBC, Obama afirmó que "lo que queremos hacer es abrir un diálogo". Por su parte, su portavoz, Robert Gibbs, afirmó el martes que "no esperamos que todo vaya a cambiar con un solo discurso. Creo que va a llevar un esfuerzo sostenido y eso es lo que busca el presidente".

Desde su llegada a la Casa Blanca, Obama, que ya ha pronunciado un discurso ante el Parlamento turco y ha lanzado un mensaje de acercamiento a Irán, ha prometido esforzarse por buscar un acercamiento con el mundo musulmán y hacer de la paz en Oriente Próximo una de las prioridades de su mandato. Sus asesores han indicado que, pese a lo que se había conjeturado en los países árabes, Obama no presentará en su discurso un plan de paz propiamente dicho para Oriente Próximo y en su lugar expondrá las líneas maestras de cómo percibe la relación entre EEUU y el mundo musulmán y propondrá áreas donde cree que puede haber progresos.

Durante su estancia en El Cairo también tiene previsto reunirse con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y visitar una mezquita y las Pirámides. La gira del presidente estadounidense continuará en Alemania, donde visitará el campo de concentración de Buchenwald y dialogará con la canciller Angela Merkel, y concluirá en Francia, donde participará en los actos de conmemoración del 65º aniversario del Desembarco de Normandía y se reunirá con el presidente Nicolas Sarkozy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios