Berlusconi culpa a Kaká, a su esposa y a Noemí de la pérdida de votos

  • El primer ministro italiano se defiende de los malos resultados obtenidos en las elecciones y cree que los escándalos le han pasado factura.

Comentarios 1

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, echó la culpa de la pérdida de votos registrada por su partido en las elecciones europeas a la venta de Kaká al Real Madrid, por un lado, y a su mujer, Verónica Lario, por el otro, quien anunció el divorcio justo cuando estaba a punto de empezar la campaña electoral.

Según publicó el diario italiano Corriere della Sera, así lo habría explicado Il Cavaliere a sus hombres de confianza anoche, tras analizar los resultados definitivos de los comicios.

El partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL), no sólo no se hizo con la cuota ideal del 40-45% sino que, quedándose en poco más del 35%, perdió dos puntos con respecto a los resultados de las elecciones generales del año pasado.

Entre las causas contempladas por el premier figuraría la abstención y la falta de unidad demostrada por su formación en la isla de Sicilia, que suele ser uno de los bastiones de su partido.

Pero, sobre todo, tuvieron la culpa el caso Noemí, la joven napolitana cuyas relaciones poco claras con Berlusconi impulsaron a Veronica Lario a pedir el divorcio, e incluso la venta de Kaká por parte del Milán al Real Madrid, lo que habría hecho montar en cólera a miles de electores milanistas.

"En Sicilia hemos perdido más de 800.000 votos por culpa de los nuestros, que se pusieron a discutir, el resto me lo ha hecho perder mi mujer...", habría dicho Berlusconi, según las declaraciones reconstruidas por el Corriere della Sera.

De hecho, la historia de Noemí Letizia y la reacción de la segunda mujer de Berlusconi, Veronica Lario, lograron eclipsar completamente la campaña electoral italiana, en la que se habló poco o nada del futuro de Europa o de la crisis económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios