Biden recibe de Cheney una herencia envenenada como vicepresidente

  • El número dos de Obama deberá redefinir las atribuciones de su cargo · Aportará su experiencia en política exterior

Joseph Biden recibirá el cargo de vicepresidente de uno de los políticos más poderosos que ha ocupado el puesto, Dick Cheney, y tendrá que delimitar su papel, a la sombra de un neófito como Barack Obama. "Cheney ha sido probablemente el vicepresidente más peligroso que hemos tenido en la historia", dijo Biden en su único debate frente a su rival republicana, Sarah Palin.

Biden le ha acusado además de querer "agrandar el poder" de la Casa Blanca al decir que el vicepresidente forma parte del poder Legislativo y no del Ejecutivo, en un intento de no rendir cuentas sobre sus actividades.

Paradójicamente, el perfil de Biden se parece al de Cheney. Ambos son veteranos de muchas lides políticas, jugadores consumados del ajedrez del poder en Washington y elegidos para la vicepresidencia por candidatos con pocas tablas en la política nacional. Como Cheney a George W. Bush, Biden da a Obama una experiencia sólida, especialmente en política exterior, que es lo que le falta a un hombre que hace cuatro años era sólo un senador estatal en Illinois.

Eso le coloca en la extraña posición de embarcarse en la tarea de cambiar la forma en la que funciona Washington, la gran promesa de Obama, pese a que él mismo ha sido durante décadas un operador hábil de los hilos de la política. Pero el senador de Illinois vio en él cualidades que compensan la contradicción.

Católico, 65 años, y profesor de Derecho Constitucional en el estado de Delaware en sus ratos libres, Biden nació en una familia humilde -su padre era vendedor de automóviles-, lo que le ha ganado tirón con los votantes blancos de clase trabajadora, los mismos que apoyaron mayoritariamente a Hillary Clinton.

También cuenta con una historia personal de dedicación y perseverancia. Biden superó la tartamudez que le hacía enrojecer cuando niño y también una tragedia de las que pueden hundir a otros, cuando a los 29 años, mientras saboreaba su elección como senador, su mujer y su hija murieron en un accidente de tráfico causado por un conductor borracho. Él no se ahogó en la amargura y se volcó en los otros dos hijos de la pareja, heridos en el mismo accidente.

Biden recordó esos momentos en el debate con Palin, después de que ella sacara a colación reiteradamente su papel de madre de cinco hijos como muestra de que entendía las preocupaciones de las personas comunes. "Yo sé lo que es ser un padre solo y entiendo lo que siente un padre cuando se pregunta si su hijo crecerá bien", afirmó, mientras contenía las lágrimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios