Brown pide disculpas por los abusos en las compensaciones a los diputados

  • El primer ministro británico se excusa en nombre de los políticos de todos los partidos · 'The Daily Telegraph', el periódico que destapó el escándalo, afirma que éste también salpica al Partido Conservador

El jefe del Gobierno británico, el laborista Gordon Brown, pidió ayer por primera vez disculpas, en nombre de todas las formaciones políticas, por los abusos en las compensaciones económicas que reciben los diputados.

Brown aprovechó su intervención ante la conferencia anual del Real Colegio de Enfermería, en Harrogate, para señalar que la confianza de la población en los políticos debe ser restablecida. "Quiero pedir disculpas en nombre de los políticos, en nombre de todos los partidos, por lo que ha pasado en los últimos días", dijo.

The Daily Telegraph, el periódico que ha desvelado prácticas irregulares, señalaba ayer que el escándalo de las compensaciones salpica también al Partido Conservador, el principal opositor. Por cuarto día, el diario conservador publicó los detalles de la cantidad de dinero público reclamado por los parlamentarios, en algunos casos aportaciones absurdas que ponen en entredicho su integridad.

Después de revelar las compensaciones de los laboristas y del Sinn Fein, brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA), el diario atacó ayer a algunos diputados tories, entre ellos el portavoz conservador de la Cámara de los Comunes, Alan Duncan, que reclamó 4.000 libras (4.480 euros) por trabajos de jardinería.

Duncan, que es millonario y trabajó en el sector del petróleo, gastó esa suma durante un periodo de tres años, si bien las autoridades parlamentarias le advirtieron de que la petición podría ser considerada "excesiva" de acuerdo con las reglas parlamentarias. Éstas establecen que los diputados deben asegurarse de que el dinero solicitado está directamente relacionado con sus actividades parlamentarias y que no debe haber un "mal uso del dinero público".

Además, el portavoz conservador de Sanidad, Andrew Lansley, renovó su casa con dinero del contribuyente antes de venderla, mientras que la responsable tory para Gales, Cheryl Gillan, se vio obligada a pedir ayer disculpas tras reclamar el pago por la compra de comida para perros. El diputado Michael Gove, estrecho colaborador del líder conservador, David Cameron, reclamó 7.000 libras (7.840 euros) para mobiliario.

Pero los escándalos que salpican a los tories no alcanzan a las figuras principales de la formación política, como Cameron, el portavoz de Asuntos Exteriores, William Hague, o el responsable de Economía, George Osborne, según el diario.

Cameron admitió que era otro día malo para el Parlamento y, además, para su partido. "Hay que decir que el sistema que tenemos y usamos está equivocado y que lo lamentamos", dijo el líder tory.

Los comentaristas resaltan que estos abusos afectan a la integridad del Palacio de Westminster, sede parlamentaria, visto como un buen modelo de representación del pueblo. Estas revelaciones salen publicadas en momentos en que el apoyo del electorado al Gobierno de Brown cae cada vez más a un año de la convocatoria de elecciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios