Brown promete "limpiar el sistema" para impedir nuevos abusos

  • El primer ministro británico anuncia un código de conducta de los diputados para que no haya más saqueos de los fondos públicos · El líder laborista afirma que su "moral presbiteriana" se ha resentido

El primer ministro británico, Gordon Brown, defendió ayer la necesidad de reformar profundamente las instituciones públicas -incluido el Sistema de Sanidad Pública o la televisión BBC- para evitar escándalos como el de los gastos cargados por los miembros del Parlamento al erario público que ha provocado un escándalo político sin precedentes.

Los abusos han ofendido a su "conciencia presbiteriana", afirmó Brown en declaraciones a la BBC antes de defender un plan de "limpieza" del Parlamento que, según reveló, incluirá un código de conducta vinculante jurídicamente. "La limpieza", dijo, incluirá a todos los organismos públicos, "incluida, sospecho, la BBC".

El líder del Partido Laborista rechazó la necesidad de convocar elecciones anticipadas, tal como pide la oposición del Partido Conservador. "Creo que la gente quiere que primero se limpie el sistema. Para ser honesto, lo que he visto ofende a mi moral presbiteriana", lo que he visto es algo horroroso", dijo. "No espero que haya ejemplos de casos claros de fraude. Y lo que he visto significa que sólo la apertura, en el sentido de que se pueda descubrir lo que ocurre, permitirá aplicar la disciplina adecuada. Estoy horrorizado, estupefacto por lo ocurrido", agregó.

Sobre la posibilidad de investigar a diputados por fraude, Brown afirmó que es un asunto policial. Sin embargo, "no renunciaría a eso", dijo. "El nuevo código de conducta debe incluirse en la Ley de Renovación Constitucional para que pueda ser presentada en el Parlamento este mismo año. Se cree que incluirá una serie de compromisos mínimos de servicio a los ciudadanos, que, de ser desatendidos, podrían suponer la imposición de sanciones monetarias o incluso la destitución", explicó. Brown no descartó la inclusión de la revocabilidad mediante elecciones de un diputado que incurra en conductas reprobables y anunció la creación de un comité que estudie posibles reformas constitucionales más profundas que podrían incluir una ley de derechos, una constitución escrita o la reforma de la Cámara de los Lores, la cámara alta británica.

Brown siente la presión de sacar Reino Unido de su mayor recesión económica en una generación. El desempleo se ha colocado en máximo de la década con una cifra por encima de los dos millones de parados y se espera que crezca aún más.

El líder laborista dijo entender que "la gente esté enfadada, y con razón, cuando ven que el dinero de los contribuyentes es malgastado por los parlamentarios", sobre todo en un momento de dificultades económicas para muchas familias. Aunque las elecciones europeas tienen una lectura nacional, Brown indicó la importancia de estos comicios en sí mismos afirmando que "nuestra recuperación económica depende de ser parte de Europa". "Tres millones de trabajos dependen de Europa, un 60% de nuestras exportaciones van a Europa, 700.000 compañías dependen de Europa" recordó Brown, quien añadió que, frente a eso, "los conservadores y otros partidos ultranacionalistas quieren desvincularse de Europa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios