Celsa dice que el proyecto de la acería "está en suspenso"

  • Vallejo asegura que la Junta va a "luchar hasta el último momento para que" la inversión se produzca

La Compañía Española de Laminación (Celsa) ha dejado "en suspenso" el proyecto de la acería en el poblado de Doña Blanca. Según sostienen fuentes de la empresa, los planes de implantación en la Bahía de Cádiz fueron "suspendidos" el pasado mes de julio a raíz de que el Ministerio de Industria aprobara un encarecimiento de la factura eléctrica tanto para hogares como para industrias. El establecimiento de este nuevo precio energético significó un antes y un después en los planes de Celsa, ya que el nuevo coste de la luz ha provocado que la inversión sea "económicamente inviable", según confirmaron las mismas fuentes mercantiles.

Estas dificultades son las que llevaron ayer al consejero de Innovación, Francisco Vallejo, a mostrarse cauto en sus referencias al proyecto de la que es la segunda mayor empresa siderúrgica europea tras Arcelor. Vallejo llamó a la prudencia porque "a pesar de estar en negociaciones desde hace un año, todavía no hay seguridad de que se vaya a instalar".

Las conversaciones con la acerera se han mantenido durante meses, pero éstas se han visto entorpecidas por el renovado marco energético hasta el punto de que desde Celsa aseguran que no hay un foro de negociación desde el verano. Fuentes de la Junta aseveraron, sin embargo, que los encuentros se han seguido produciendo y que el proyecto de instalación sigue su curso con la expectativa de que esta dificultad sobrevenida pueda superarse. Vallejo dijo sentirse "muy optimista sobre el futuro de esta empresa" en la Bahía y, por ello, anunció que la Junta va a "preparar todo como si se fuera a montar", es decir, se seguirá "comprando suelos -800 hectáreas en total, la mayoría propiedad actual de la Comunidad de Regantes de Doña Blanca-, montando las infraestructuras eléctricas importantísimas que necesitaría esta inversión y todas las infraestructuras básicas para que pudiera venir".

En cualquier caso, Vallejo insistió en que "no se puede vender la piel del oso antes de cazarlo" y tampoco "generar falsas esperanzas". Reiteró por ello que "es posible que Celsa no venga, aunque vamos a luchar hasta el último momento" para que se materialice en la Bahía. Pese a esta complejidad, no ocultó que "se trataría de una inversión muy importante para la provincia", aunque puntualizó que si, finalmente se cerrara un acuerdo, la empresa tardaría cuatro años en instalarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios