Colombia estrena una Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras

  • Santos confía en que la normativa que servirá para indemnizar a cuatro millones de personas abra la puerta al fin del conflicto

Colombia tiene desde ayer una Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras única en el mundo, ya que contempla acciones sin precedentes en medio de un conflicto armado activo, lo que llevó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a calificarla como un "paso fundamental" para lograr la paz.

En una solemne ceremonia celebrada en el Patio de Armas de la Casa de Nariño (sede del Ejecutivo), el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, rubricó la ley junto a Ban, quien fue testigo de honor de este momento histórico y comenzó así su visita oficial al país sudamericano.

Es un "paso fundamental para comenzar a resolver el conflicto que el pueblo colombiano ha soportado durante décadas", dijo el secretario general al destacar que la ley reconoce a todas las víctimas, incluidos a aquellos que se vieron obligados a abandonar sus hogares acosados por los grupos armados que les arrebataron las tierras.

"Es un honor para mí estar aquí en este día histórico", señaló Ban, para quien ahora el desafío que se presenta ahora es traducir la ley en resultados.

Santos también se mostró convencido de que se abre la puerta al fin del conflicto: "Estamos construyendo las condiciones para la paz y quienes no entiendan esto, y me refiero a los grupos armados ilegales, y quienes no sepan leer esto, habrán perdido para siempre el tren de la historia".

Pero Santos también reconoció que lo que viene ahora es una larga caminata, porque esta ley no es un puerto de destino sino de partida. Aún así, se mostró convencido de que el ambicioso objetivo se va a lograr: "Podemos hacerlo, no llegamos a esta cima para quedarnos sentados sobre ella, ni mucho menos para volver atrás, la escalamos para llevar al país a un mañana de reconciliación, de verdad y de justicia", aseveró, al expresar que la meta es la paz.

Santos manifestó que no sólo Colombia sino el mundo "ha sido testigo del propósito de un Estado que está dispuesto a pagar una deuda moral, una deuda largamente aplazada, una deuda con las víctimas de una violencia que va a terminar".

Pero también recordó que el conflicto armado "no ha terminado"; y por ello pidió a la comunidad internacional que se sume "a este magno proyecto de justicia trasnacional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios