Conmoción en Egipto tras el primer ataque a turistas de los últimos años

  • El Gobierno de Mubarak condena el atentado y asegura que no perjudicará a un sector clave como el turismo · Las tres personas detenidas por encontrarse en el lugar de los hechos quedan en libertad

Las autoridades egipcias continuaron ayer las pesquisas para conocer los autores del atentado perpetrado el domingo en un importante lugar turístico de El Cairo, que mató a una adolescente francesa y causó 24 heridos, en el primer ataque contra occidentales cometido en Egipto desde hace tres años.

Las tres personas que habían sido detenidas por encontrarse en el lugar de los hechos y despertar las sospechas de la Policía quedaron ayer en libertad sin cargos, según informaron fuentes de los servicios de seguridad.

Las fuentes agregaron que la Policía interrogó ayer a unas diez personas, pero se desconocen los resultados.

La explosión, en una plaza próxima al bazar de Jan al Jalili, en el centro de El Cairo y una visita obligada de los turistas que vienen a esta capital, mató a una joven francesa y causó heridas a otros 17 franceses, tres egipcios, tres saudíes y un alemán.

Las tres únicas personas que habían sido detenidas, y que quedaron en libertad, eran dos mujeres que cubrían su rostro con un velo que sólo deja al descubierto los ojos y a un hombre con barba.

Fueron apresados porque estaban en un café de la zona cuando se produjo el atentado, pero las autoridades no indicaron la razón por la cual sospechaban de esas personas.

El portavoz del Consejo de Ministros, Magdi Radi, informó que, según un informe del primer ministro Ahmad Nazif, la bomba estaba colocada debajo de una silla de uno de los cafés del lugar, en la que estaba sentada la francesa que falleció.

También se encontró allí mismo otro artefacto explosivo que lograron desactivar los artificieros de la Policía, agregó Radi.

El Ministerio de Turismo anunció que ha creado un comité de seguimiento sobre este atentado para ayudar a las víctimas de la explosión y facilitar su retorno a sus países de origen.

Ese departamento indicó que, de los franceses heridos, sólo tres de ellos quedaban ayer hospitalizados, aunque estables, y agregó que se espera que sean dados de alta en las próximas horas.

El atentado en un lugar tan emblemático para el turismo podría afectar un sector clave, que supone el 11,1% del Producto Nacional Bruto egipcio, y que da trabajo al 12,6% de la población activa.

El ministro de Turismo, Zoheir Garranah, ha "condenado con fuerza" el atentado, y aseguró que esta esperanzado en que éste no perjudique el turismo en Egipto.

Desde París, el primer ministro francés, François Fillon, calificó el atentado como "odioso".

"Hay gente que quiere desestabilizar Egipto, que es uno de los países moderados de la región", indicó Fillon. "Los egipcios deben saber que estamos a su lado", añadió.

El Ministerio francés de Exteriores ha decidido no modificar las consignas de viaje tras el atentado, de forma que no desaconsejan a sus nacionales ir a Egipto, ya que cree que el ataque no iba específicamente contra los franceses.

Se espera que en las próximas horas sea trasladado de regreso a Francia el cadáver de la turista que pereció en el atentado. La víctima mortal era una joven de 17 años que formaba parte de un grupo de estudiantes.

La prensa egipcia no apunta qué organización terrorista puede estar detrás del atentado, y ningún grupo se ha declarado autor de la explosión.

Se trata del segundo atentado en cuatro años que es perpetrado en el mismo bazar de Jan al Jalili. El 7 de abril de 2005, dos turistas franceses, un estadounidense y un egipcio murieron y otros dieciocho resultaron heridos por la explosión de un artefacto en el mismo lugar.

Se desconoce si este atentado está vinculado con el papel que ha mantenido Egipto en las últimas semanas en el conflicto de Gaza, que le ha granjeado muchas críticas de los grupos islamistas y próximos a las posiciones palestinas más radicales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios