Diecisiete ex comisarios cobran aún de las arcas comunitarias

  • Es una compensación mientras buscan trabajo pero que continúa una vez que lo tienen

Diecisiete ex comisarios europeos cobran a día de hoy una compensación mensual de las arcas comunitarias tras haber dejado su puesto en Bruselas, un pago que tiene como fin darles tiempo para obtener un trabajo sin caer en conflictos de intereses con su antiguo cargo.

Así lo explicó ayer el portavoz de Administración del Ejecutivo comunitario, Michael Mann, después de que el diario Financial Times Deutschland publicase una información al respecto que ha reabierto en Bruselas el debate sobre los sueldos de los altos cargos.

Según el reglamento, un comisario que deja su cargo tiene derecho durante tres años a recibir una compensación -en función del tiempo que pasó en Bruselas- de entre el 40 y el 65% del salario. La idea es que ese pago le sirva para "facilitar su reinserción en el mercado laboral", indicó Mann.

La compensación continúa aunque el antiguo comisario encuentre un nuevo empleo, pero se ajusta su cuantía de manera que entre ese beneficio y su nuevo salario el total no supere lo que cobraba antes.

El sueldo básico de un miembro del Ejecutivo comunitario supera los 20.200 euros brutos mensuales, a lo que se suman extras por la residencia en Bruselas, cargas familiares y gastos de representación. El de un vicepresidente aumenta a 22.500 euros y el del presidente a 25.000.

Según este diario, el ex comisario de Mercado Interior, el irlandés Charlie McCreevy seguiría cobrando 11.000 euros mensuales de las arcas comunitarias pese a trabajar en la junta directiva de Ryanair.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios