Enfrentamientos con la policía durante el Primero de Mayo en Estambul

  • La policía turca estableció barreras y controles policiales, además de cortar el tráfico y anular el transporte público

Las celebraciones del Primero de Mayo en la ciudad turca de Estambul comenzaron con enfrentamientos entre la policía y manifestantes de izquierdas que intentaban alcanzar la céntrica plaza de Taksim. 

Según informaron las televisiones turcas, representantes de los principales sindicatos pudieron acceder al plaza en medio de fuertes medidas de seguridad y en un ambiente tenso, si bien más calmado que en años anteriores. 

Sin embargo, la policía estableció barreras y controles policiales, además de cortar el tráfico y anular el transporte público para evitar que otros grupos de izquierdas se uniesen a los sindicatos. 

Las fuerzas de seguridad utilizaron gas lacrimógeno y agua a presión para dispersar a los manifestantes, algunos de los cuales resultaron heridos leves y otros detenidos, de lo que aún no se ha informado oficialmente. 

En las callejuelas que rodean la conocida plaza, manifestantes enmascarados lanzaron piedras a la policía y atacaron cajeros y oficinas bancarias. 

El 1 de mayo de 1977, 34 personas fueron asesinadas cuando pistoleros sin identificar abrieron fuego contra las 750.000 personas que se habían congregado en la plaza de Taksim. 

A partir del golpe de Estado de 1980 quedaron prohibidas las manifestaciones en ese lugar para evitar que se repitieran los incidentes de 1977. 

Desde 2007, los sindicatos han exigido que se permita la celebración del Día del Trabajo en la plaza Taksim, algo a lo que el gobernador de Estambul, Muammer Güler, se ha opuesto vehementemente. 

Durante las dos últimas ediciones del Primero de Mayo, la represión policial fue muy violenta y culminó con cientos de detenidos y una persona muerta a causa del elevado nivel de gas lacrimógeno inhalado. 

Este año, por primera vez, el gobierno declaró festivo esta jornada, con el nombre de "Día del Trabajo y la Solidaridad", y el gobernador de Estambul ha accedido a permitir "a un número razonable" de representantes de los sindicatos manifestarse en Taksim, aunque sin especificar nada más. 

Con todo, organizaciones internacionales de derechos humanos han advertido al Gobierno de que permanecerán atentas a la violencia policial y miembros del Parlamento europeo y sindicatos extranjeros han sido invitados a Estambul para seguir el desarrollo del primer Primero de Mayo festivo en Turquía. 

En otros lugares de Estambul y en el resto de las ciudades del país, las autoridades locales han establecido los lugares donde las manifestaciones están permitidas, que hasta el momento han transcurrido sin incidentes. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios