Fariñas depone la huelga de hambre que inició hace una semana por la muerte de otro opositor

  • Chávez es operado de urgencia de un absceso pélvico en un centro médico de La Habana

Guillermo Fariñas abandonó ayer la huelga de hambre y sed que inició hace una semana por la muerte del opositor Wilfredo Soto, en atención a la petición que le hicieron miembros de la disidencia interna y ex presos políticos de suprimir el ayuno.

En declaraciones telefónicas a Efe, Fariñas explicó que sus compañeros disidentes le convencieron de dejar el ayuno porque de lo contrario ellos masivamente también se declararían en huelga.

"Yo puedo cargar con mi muerte pero no con la muerte de los demás", dijo Fariñas, quien horas antes había asegurado estar dispuesto a seguir con su huelga hasta las últimas consecuencias para pedir justicia por la muerte de Soto, quien según la disidencia falleció a consecuencia de una paliza policial que niegan tanto el Gobierno cubano como sus familiares. El psicólogo y periodista independiente de 49 años dijo que no puede "poner en juego el futuro de la oposición interna" porque si persistía en su ayuno "estaría contribuyendo a su destrucción".

Por otra parte, el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, informó ayer desde La Habana que el presidente venezolano, Hugo Chávez, fue operado ayer de un absceso pélvico.

Maduro leyó un comunicado en el que explicó que el presidente se estaba recuperando y que aún no se sabe cuándo regresará a Venezuela. "Con el invalorable apoyo de Fidel, de Raúl (Castro) y del excelente sistema de salud de (...) Cuba se hicieron los exámenes diagnósticos que revelaron la existencia de un absceso pélvico que ameritó la decisión del Presidente (...) de someterse de manera inmediata a un procedimiento quirúrgico correctivo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios