La Fiscalía romana confisca fotos de fiestas de Berlusconi con menores

  • El primer ministro italiano ya solicitó el miércoles que se impidiera la difusión de imágenes suyas rodeado de jóvenes en 'top less' durante las pasadas Navidades

La Fiscalía de Roma confiscó ayer las fotos de una fiesta celebrada por el ministro italiano, Silvio Berlusconi, en su residencia de Cerdeña la pasada Navidad, en las que supuestamente aparecían jóvenes menores de edad, entre ellas Noemi Letizia, que ha desencadenado su divorcio.

Berlusconi ya solicitó el pasado miércoles a la Autoridad Garante de la Privacidad italiana que prohibiera la difusión de las instantáneas, que inmortalizaban tanto su fiesta navideña como otra celebración en las que supuestamente aparecían jóvenes en bikini y en top less bajo la ducha y en el jardín de su residencia villa Certosa de la isla de Cerdeña (oeste).

El primer ministro aparece también vestido con ropa informal veraniega, informó ayer el diario Corriere della Sera.

En cuanto a la fiesta de fin de año 2008, había de 30 a 40 chicas en Villa Certosa, según declaró el ex novio de Noemi Letizia Gino Flaminio y como reconoció el propio Berlusconi. Entre las jóvenes estaban también las gemelas Marianna y Manuela Ferrera de Brescia y ex presentadoras del tiempo contratadas por el periodista Emilo Fede, amigo de Berlusconi y director del informativo TG4, del canal Rete4, que forma parte del grupo Mediaset, propiedad del primer ministro.

La Fiscalía de Roma, a raíz de una denuncia presentada por el abogado de Berlusconi, Nicolo Ghedini, acusa al fotógrafo autor de las instantáneas, Antonello Zappadu, de violación de la intimidad e intento de estafa.

Los magistrados encargados del caso han basado sus acusaciones en un correo electrónico en el que Zappadu proponía a la revista Panorama, propiedad de Berlusconi, la compra de las fotografías y en el que aseguraba, además, que ya tenía una oferta del semanario Gente. Una afirmación que según los investigadores es falsa y por la que se acusa al fotógrafo de intento de estafa.

Tras la decisión de la Fiscalía de Roma, Zappadu entregó voluntariamente las fotografías a los carabineros (policía militarizada) de Cerdeña, según el diario La Repubblica. Zappadú precisó que tenía en su poder entre 200 y 300 fotografías y no 700 como se había dicho en un principio, y explicó que las personas de las instantáneas por las que los fiscales le acusan de violar la intimidad de Berlusconi aparecen con el rostro oscurecido.

El fiscal de Roma Giovanni Ferrara aclaró que no se ha abierto ninguna investigación por las declaraciones hechas por la todavía esposa de Berlusconi, Veronica Lario, en las que aseguraba que su marido había mantenido relaciones con menores, como habían apuntado algunos medios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios