Un yemení preso en Guantánamo muere en lo que el Pentágono describe como un "aparente suicidio"

  • EEUU mantiene que Al Hanashi viajó a Afganistán en 2001 y allí luchó del lado de los talibanes en el frente, según admitió él mismo, aunque dijo que no mató a nadie.

Un ciudadano yemení que llevaba más de siete años en Guantánamo murió el lunes en lo que parece ser un suicidio, según informó este martes el Pentágono. El prisionero es Muhammad Ahmad Abdallah Salih, de 31 años, que llegó al penal en febrero de 2002 tras haber luchado en las filas de los talibanes, de acuerdo con un comunicado emitido por el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Se trata de la quinta muerte aparentemente por suicidio desde que el centro de detención abrió sus puertas a principios de 2002. Dos saudíes y un yemení se ahorcaron con ropa de cama en 2006 y otro saudí se suicidó el año siguiente.

El Pentágono no explicó la forma en que acabó con su vida Salih, conocido como Al-Hanashi, y dijo que el Servicio Naval de Investigaciones Criminales ha abierto una investigación al respecto. Los guardas encontraron al yemení sin respiración durante un control rutinario y llamaron inmediatamente al personal médico, que tomó medidas de reanimación "exhaustivas", pero sin éxito, de acuerdo con el comunicado. El Instituto de Patología de las Fuerzas Armadas realizará una autopsia y posteriormente los restos serán enviados a Yemen.

Estados Unidos mantiene que Al Hanashi viajó a Afganistán en 2001 y allí luchó del lado de los talibanes en el frente, según admitió él mismo, aunque dijo que no mató a nadie. El yemení vivió en cuatro casas vinculadas con la red terrorista Al Qaeda y el Taliban, y fue capturado en Mazar-e-Sharif durante un alzamiento en esa ciudad afgana, según el Pentágono.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios