Israel exige en la ONU una "línea roja" para frenar el programa nuclear iraní

  • Netanyahu asegura que el futuro del mundo depende de impedir que Teherán logre el arma atómica · Abbas lanza una campaña para elevar el estatus de Palestina a Estado no miembro de Naciones Unidas

Comentarios 1

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó ayer en la ONU que el futuro del mundo depende de impedir que Irán tenga el arma nuclear y exigió poner una "línea roja" al enriquecimiento de uranio de Teherán.

"Se está haciendo tarde, muy tarde", dijo Netanyahu ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, agregando que el programa nuclear iraní ya avanzó un 70% en el proceso de enriquecimiento de uranio necesario para tener la bomba atómica. Según Netanyahu, es necesario frenar a Irán antes de que llegue al 90% de desarrollo de su programa atómico. "Frente a una línea roja clara, Irán dará marcha atrás", dijo.

"El futuro del mundo está en juego", agregó Netanyahu, que saludó el discurso del presidente de EEUU, Barack Obama, el martes en la misma tribuna, cuando prometió que haría "todo lo necesario" para evitar que Teherán se haga con el arma nuclear.

Netanyahu enumeró una larga lista de ataques "terroristas" cuya responsabilidad adjudicó a Irán y advirtió: "Dados los antecedentes de agresiones iraníes sin armas nucleares, sólo imaginen esta agresión con armas nucleares".

"Con sus redes terroristas armadas con bombas atómicas, ¿quién de entre ustedes se sentiría seguro en Oriente Próximo? ¿Quién estaría a salvo en Europa? ¿Quién estaría a salvo en EEUU? ¿Quién estaría a salvo en cualquier parte?", preguntó.

El discurso de Netanyahu tuvo lugar un día después de que el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, acusase a las potencias occidentales de ejercer una "intimidación" nuclear contra su país.

Irán afronta una creciente presión internacional sobre su programa nuclear, que las potencias occidentales aseguran persigue dotarse de un arma atómica, lo que es negado por Teherán.

Por otro lado, Netanyahu acusó al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, de calumniar a su país. "No resolveremos nuestro conflicto con discursos calumniosos en la ONU. No resolveremos nuestro conflicto con declaraciones unilaterales de creación de un Estado", afirmó Netanyahu, que habló poco después de que Abbas calificase de "racista" la política de asentamientos de Israel en los territorios palestinos.

Por su parte, el presidente de la ANP lanzó ayer en la Asamblea General una campaña para elevar el estatus de Palestina a Estado no miembro de la ONU, al mostrarse "confiado" en el apoyo internacional a esa demanda.

Abbas, cuyo discurso fue recibido con una ovación, espera que "la Asamblea General adopte una resolución considerando al Estado de Palestina como un Estado no miembro de Naciones Unidas durante esta sesión", que culmina en septiembre de 2013.

"Estamos confiados en que la gran mayoría de los países del mundo apoyan nuestra iniciativa que busca salvar la posibilidad de una paz justa", señaló Abbas, un año después de introducir en la ONU la histórica demanda de adhesión de un Estado de Palestina.

Esa iniciativa no contó con los votos necesarios para prosperar en el Consejo de Seguridad, por lo que ahora los palestinos han rebajado sus aspiraciones, y buscan una resolución de la Asamblea General, donde cuentan con el apoyo de una gran mayoría de los 193 Estados miembro.

"No pretendemos deslegitimar a un Estado ya existente, entiéndase Israel, sino hacer valer los derechos de un Estado que debe conformarse", Palestina, apuntó.

Abbas dedicó buena parte de su discurso a fustigar la política de asentamientos judíos, calificándola de "racista" y "catastrófica".

"Hechos durante el último año nos han confirmado lo que hemos señalado y advertido insistentemente: el peligro catastrófico de los asentamientos racistas de Israel en nuestro país", dijo Abbas.

"Enfrentamos persistentes olas de ataques contra nuestro pueblo, nuestras mezquitas, nuestras iglesias, nuestros monasterios, nuestros hogares y nuestras escuelas", dijo. "Están lanzando su veneno" contra nosotros, subrayó.

Asimismo, llamó al Consejo de Seguridad de la ONU a "adoptar con premura una resolución que siente las bases para una solución al conflicto palestino-israelí que sirva de referencia vinculante y de guía" hacia un acuerdo de paz sobre la base de "dos estados, Israel y Palestina".

Las negociaciones directas entre Israel y los palestinos han estado congeladas por dos años, mientras Abbas se rehúsa a sentarse en la mesa de diálogo hasta tanto no cesen los asentamientos.

EEUU condena la política de asentamientos de Israel pero a la vez protege a su aliado cercano de las críticas en la ONU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios