Libia da 48 horas a las milicias irregulares para que abandonen sus posiciones y se desarmen

  • Los asaltos a varios locales donde se refugiaban los soldados se saldan con once fallecidos

El presidente del Consejo General Nacional libio, Mohamed el Meguerif, dio ayer un plazo de 48 horas a las milicias no asociadas a las fuerzas regulares para que abandonen los cuarteles, edificios estatales y propiedades del antiguo régimen y se disuelvan.

El aviso se produjo dos días después de que miles de personas se manifestaran en Bengasi, segunda ciudad y capital económica del país, en contra de la presencia de armas en las calles y en favor del fortalecimiento de las fuerzas de Seguridad del Estado.

Al margen de la misma, varios grupos asaltaron los acuartelamientos en los que se refugiaban la milicias radicales Mártires de Abu Salim y Ansar al Sharia (Defensores de la Ley Islámica) y la comisaría en la que tenía su centro operativo la milicia Zalz.

Los asaltantes se hicieron con el puesto de control que hombres armados de Ansar al Sharia tenían en el hospital Al Yalaa. En los incidentes posteriores, once personas murieron y casi 70 resultaron heridas cuando los milicianos abrieron fuego contra los asaltantes.

En este ambiente, Al Meguerif reiteró que el objetivo final es lograr que se desarmen todos aquellos grupos que actúan de forma autónoma desde que en septiembre de 2011 triunfara el alzamiento popular contra el asesinado dictador libio Muamar el Gadafi.

"Hemos decidido disolver las brigadas y grupos armados que no están bajo la autoridad del Estado y crear un centro de operaciones en Bengasi para reagrupar a las Fuerzas Armadas, las fuerzas del Ministerio del Interior y las brigadas de Defensa", explicó, y señaló que la nueva directiva prohíbe "el uso de la violencia y portar armas en espacios públicos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios