Masacre de mujeres y niños en el ataque a un hospital de Afganistán

  • Al menos treinta muertos en un atentado, cuya autoría niegan los talibanes, el mismo día que Irán, Afganistán y Pakistán acuerdan cooperar contra el terrorismo

Al menos 30 personas, la mayoría trabajadores sanitarios, mujeres y niños murieron y unas 45 quedaron heridas en un atentado suicida cometido contra un hospital en la provincia de Logar, en el este de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.

Según dicha fuente, el ataque se produjo mediante un coche- bomba y la deflagración destruyó casi por completo el hospital provincial en el distrito de Zra.

"Entre la treintena de muertos hay niños, mujeres y muchos trabajadores del centro sanitario", precisó el portavoz provincial, Din Mohamad Darwish, que añadió que las autoridades aún están buscando víctimas entre los escombros.

El jefe de Policía de Logar, Ghulam Sakhi, afirmó que aún se está investigando el atentado, pero que se sabe "que han muerto decenas de civiles que estaban dentro del hospital". Las autoridades aseguraron que un edificio oficial anexo al centro sanitario también resultó muy dañado por la tremenda explosión.

Aunque la versión oficial apunta a una acción de los talibanes, un portavoz de los insurgentes afganos negó que fuera obra de ellos. "No asumimos ninguna responsabilidad por este ataque que ha matado a decenas de civiles inocentes", afirmó el portavoz Zabiulá Muyahid, que añadió que no fue un atentado suicida pero sin revelar cómo tenía esa información.

"Para nosotros está claro que es una acción realizada por invasores extranjeros que acusan a los talibanes para facilitar el traspaso de la seguridad del país a las fuerzas de seguridad afganas", dijo Muyahid.

Éste es el segundo atentado con el que los insurgentes afganos niegan tener ninguna relación en las últimas horas.

Este brutal atentado, unido a otro cometido en la provincia de Kunduz el viernes por la tarde que se cobró la vida de once civiles, se produce sólo días después de que EEUU anunciara su plan para el inicio de retirada de las tropas, que prevé la salida de 33.000 soldados estadounidenses en los próximos meses.

Por otra parte, Irán, Afganistán y Pakistán se comprometieron ayer a cooperar para luchar juntos contra el "terrorismo y rechazar las intervenciones extranjeras", en una declaración común publicada al término de una cumbre tripartita llevada a cabo en Teherán.

"Las tres partes se comprometen a hacer esfuerzos para eliminar el extremismo, el militarismo, el terrorismo y rechazar las intervenciones extranjeras que son contrarias al espíritu del islam y a las tradiciones de paz de la región y a los intereses de sus pueblos", afirman el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, el paquistaní Asef Ali Zardari y el afgano Hamid Karzai en una declaración que lleva sus firmas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios