Merkel y Sarkozy apoyan otro mandato de Barroso pero le exigen un programa

  • La canciller alemana y el presidente francés expresan su respaldo "sin ambigüedades" al jefe de la Comisión Europea, quien deberá "formalizar sus intenciones" · Los socialistas piden que se posponga la nominación

Francia y Alemania van a apoyar "sin ambigüedad" al presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, en la cumbre de la UE de la semana próxima para que cumpla un segundo mandato, pero le exigen que formalice sus intenciones en "un programa" que incluya una "mejor regulación europea".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, reiteraron esta idea ayer en una rueda de prensa conjunta al término de un encuentro en París, en el que también convinieron que el Consejo Europeo de los próximos días 18 y 19 se pronuncie sobre la candidatura a la presidencia de la Comisión para que el Parlamento Europeo pueda ratificarla en julio.

"Apoyaremos la candidatura de Barroso sin ambigüedad", indicó Sarkozy en nombre de los dos mandatarios, antes de puntualizar que le pedirán "que formalice sus intenciones" para el nuevo mandato y "se comprometa con un programa, con unos valores". Sobre el contenido de ese programa, señaló que "su deber es que Europa proteja a los europeos", "trabajar por una mejor regulación europea" y dar un impulso político a la UE.

Merkel, por su parte, reiteró que París y Berlín "apoyan la candidatura de Barroso", sobre la que esperan un acuerdo político la semana próxima, pero quieren discutir con él del programa porque de cara a la próxima legislatura hay que "tomar las buenas decisiones de personas, pero también de fondo".

Los mandatarios, que se felicitaron mutuamente por los resultados que sus partidos obtuvieron en las elecciones europeas, recordaron que por ahora lo único que se puede decidir es el presidente de la Comisión, y que la elección de los comisarios y de los que estarán al frente de las nuevas instituciones tendrán que esperar.

Los dos mandatarios avanzaron que quieren que en la cumbre de la semana próxima se formalicen los "compromisos políticos" que los países miembros habían asumido con Irlanda para la celebración allí de un nuevo referéndum sobre el Tratado de Lisboa.

"Confío en que encontraremos buenas condiciones" para Irlanda, ya que hubo un acuerdo al respecto durante la Presidencia francesa en el segundo semestre de 2008 y ya entonces se acordó "la forma de responder a la demanda irlandesa", comentó Merkel.

Sarkozy insistió en que "hay que hacer lo posible" para que en el nuevo referéndum irlandés sobre el Tratado de Lisboa gane el sí porque, en caso contrario, no podrán ponerse en marcha las nuevas instituciones europeas.

En un mensaje dirigido a los irlandeses, dijo que la crisis financiera ha puesto más en evidencia que "ningún país puede aislarse", que "Europa necesita a Irlanda e Irlanda necesita a Europa".

Por su parte, el jefe de los socialistas en la Eurocámara, Martin Schulz, pidió ayer formalmente a los líderes de la UE que pospongan la nominación Barroso como presidente de la Comisión y advirtió de que, en caso contrario, su grupo podría votar en contra del portugués.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios