Miles de partidarios de Musavi vuelven a llenar las calles de Teherán

  • El Consejo de Guardianes convoca una reunión el sábado con los tres candidatos perdedores para escuchar sus quejas de las elecciones.

Miles de partidarios de Mir Hosein Musavi, incluido el ex primer ministro, se echaron nuevamente a las calles de Teherán para recordar de forma pacífica a las víctimas mortales de los choques entre seguidores del ex candidato a la presidencia y del actual mandatario y virtual ganador de las elecciones del pasado viernes, Mahmud Ahmadineyad. Entretanto, el Consejo de Guardianes recibirá el sábado a los tres candidatos derrotados para escuchar sus quejas respecto a las elecciones.

Durante la manifestación, que se produjo en la plaza imán Jomeini en el centro de la capital, Musavi, vestido completamente de negro, se dirigió a los participantes pidiéndoles que marcharan pacíficamente y con moderación para evitar nuevos enfrentamientos que puedan provocar más incidentes dramáticos como los del pasado lunes, según informa la cadena estatal Press TV.

A diferencia de las protestas de los últimos días, la mayoría de los manifestantes no iban ataviados con el clásico color verde, el color de la campaña de Musavi, sino que vestían de negro como signo de luto por los fallecidos. Las cifras oficiales hablan de ocho víctimas mortales en los choques, pero organizaciones como Human Rights Watch y Amnistía Internacional suben el balance a al menos 15.

Según Reuters, muchos de los manifestantes corearon "Alá es grande" al tiempo que portaban fotos de los fallecidos en los disturbios, algunas de ellas de personas ensangrentadas. "Nuestros hermanos martirizados nos devolverán nuestros votos", rezaba una pancarta. "¿Por qué matasteis a nuestros hermanos?", se podía leer en otra.

En otras pancartas, se recomienda a los manifestantes que se queden en casa mañana, cuando el guía supremo del país, ayatolá Alí Jamenei, tiene previsto encabezar la oración en Teherán -al parecer en la Universidad de la capital donde la madrugada del domingo al lunes irrumpieron las fuerzas de seguridad y presuntamente mataron a varios estudiantes-, pero que vuelvan a concentrarse el sábado.

Con esta manifestación -en la que hubo 100.000 personas según la CNN- se cumplen seis días consecutivos de protestas en todo Irán, pero sobre todo en Teherán, donde los seguidores del candidato reformista piden la anulación de las elecciones presidenciales al denunciar, como ya ha hecho el propio Musavi, que se ha producido fraude.

Ante las numerosas denuncias presentadas, el Consejo de Guardianes, el máximo órgano legislativo de Irán, ha invitado a los tres candidatos derrotados en los comicios -además de Musavi, Mehdi Karubi y Mohsen Rezaie- a una reunión que se celebrará el próximo sábado y en la que podrán expresar sus quejas.

Según la agencia Mehr News, la decisión se tomó tras la reunión entre representantes de los tres candidatos y responsables del Consejo el martes. El portavoz del Consejo de Guardianes, Abbas Ali Kadkhodaii, explicó que se ha decidido "invitar a los respetados candidatos a asistir a la reunión general del Consejo de Guardianes, a la que asistirán todos sus miembros". En este encuentro, agregó, los candidatos podrán "plantear sus dudas" y presentar sus puntos de vista sin intermediarios, por lo que habrá "contacto directo" entre ellos y los miembros del Consejo de Guardianes.

Por otra parte, el Consejo decidió pedir a expertos que examinen con más detenimiento las quejas presentadas por los tres ex candidatos y que informen de sus hallazgos a este órgano, después de escuchar durante su sesión de ayer el informe sobre las elecciones presentado por estos. Según la radio estatal iraní, los doce miembros del Consejo ya han iniciado un "cuidadoso examen" de las 646 quejas que han recibido en relación con las numerosas irregularidades que para los ex candidatos opositores se produjeron en el proceso electoral. Musavi y Karubi han pedido la anulación de los comicios, mientras que Rezaie quiere que se recuenten los votos en algunos colegios electorales. El Consejo de Guardianes ha rechazado anular las elecciones pero ha accedido a un recuento parcial.

El Gobierno del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, manifestó a través de un comunicado que "los enemigos de la nación" están fomentando disturbios en todo el país. "Nuestros enemigos y sus medios de comunicación (...) han abusado de la ingenuidad de algunas personas para provocar disturbios", declaró el Ejecutivo, citado por la cadena iraní Press TV. A su vez, las autoridades iraníes acusan a los medios de comunicación occidentales de "propagar mentiras y rumores" para suscitar dudas sobre la validez de las elecciones presidenciales del viernes pasado. Además, el Gobierno hace un llamamiento a las fuerzas de seguridad para que actúen contra el vandalismo y el pánico generalizado. 

Entretanto, el Ministerio de Inteligencia anunció que descubrió un complot terrorista que preveía la colocación de bombas en mezquitas y otros lugares frecuentados en Teherán durante la jornada de las elecciones presidenciales del pasado viernes. Según informa la televisión estatal IRIB, que cita un comunicado del Ministerio, varios grupos terroristas han sido descubiertos y tenían vínculos con enemigos extranjeros de Irán, incluido Israel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios