Nueva matanza del Estado Islámico contra la comunidad chií en Iraq

Un sangriento ataque contra la comunidad chií de Iraq, en esta ocasión en el mausoleo del imán Said Mohamed en la localidad de Balad, a 80 kilómetros al norte de Bagdad, ha causado al menos 40 muertos y 74 heridos, sólo días después de que un sangriento atentado suicida matara a casi 300 personas en Bagdad.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, destituyó ayer a todos los responsables de la seguridad e inteligencia de la capital, tras el ataque más letal registrado en Iraq en los últimos años.

Ambos atentados han sido reivindicados por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), el cual asegura que su objetivo eran los chiíes, a los que considera "renegados" de la fe musulmana y que en Iraq representan la mayoría de la población.

Los yihadistas asaltaron el jueves por la noche el santuario del imán Said Mohamed, venerado por la rama duodecimana del islam chií, situado al este de Balad, que los fieles visitan estos días coincidiendo con la festividad del Aid al Fitr, con la que culmina el mes sagrado del Ramadán. Este es un lugar de peregrinación destacado en Iraq, al que suelen acudir los chiíes de todo el territorio iraquí y también desde otros países.

Los asaltantes estaban disfrazados con el uniforme de la milicia progubernamental chií Multitud Popular y viajaban a bordo de los vehículos que suele emplear este grupo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios