La OTAN aprueba una retirada gradual de la mayoría de las tropas de Kosovo

  • El plan de retirada, prevé la salida de un tercio de los efectivos en enero de 2010, con el objetivo final de que en dos años quede sobre el terreno un contingente de unos 2.200 soldados.

Los ministros de Defensa de la OTAN aprobaron un plan para retirar de manera "gradual y por fases" la mayor parte de sus tropas en Kosovo, anunció el secretario general del organismo atlántico, Jaap de Hoop Scheffer. "Los ministros han decidido que las condiciones políticas y militares son adecuadas para un ajuste gradual de las fuerzas de KFOR hacia lo que llamamos una presencia de disuasión", dijo el principal responsable político de la Alianza.

El plan de retirada, que aún no se ha iniciado, prevé la salida de un tercio de los efectivos en enero de 2010 (hasta los 10.000), con el objetivo final de que en un máximo de dos años quede sobre el terreno un contingente de unos 2.200 soldados, desde los 14.000 actuales. Esta "fuerza pequeña", más flexible y dedicada a tareas de inteligencia, permanecerá en Kosovo "hasta que sea necesario", bajo el mandato de la resolución 1.244 del Consejo de Seguridad de la ONU.

La voluntad de mantener un entorno seguro para mayorías y minorías "sigue siendo firme", destacó Scheffer en referencia al pequeño porcentaje de población serbia que permanece en el territorio de mayoría albanesa. Recordó que ha pasado una década desde que 50.000 soldados de KFOR fueron desplegados en Kosovo "para garantizar un entorno seguro en una región muy inestable" y desde entonces "la situación de seguridad ha mejorado de forma continuada".

Además, la misión europea para la formación de un estado de derecho (Eulex) y la policía kosovar "son bastante capaces de desempeñar sus funciones respectivas para garantizar la seguridad", dijo. Por ello, la decisión de retirar la gran mayoría de las tropas es "un reflejo de lo lejos que Kosovo y la región entera han llegado", para el secretario general. "La inestabilidad y violencia están siendo sustituidas por seguridad y creciente prosperidad, no digo que hayamos llegado todavía, pero creo que estamos en la buena dirección", aseguró.

Tras la decisión política, Scheffer se dirigirá al Consejo del Atlántico Norte para que el máximo órgano decisorio de la OTAN dé su visto bueno a iniciar la retirada, algo que ocurrirá "relativamente rápido", según fuentes aliadas. En principio, los militares han previsto una salida en tres fases: bajar de 14.000 a 10.000 soldados en enero, a 5.700 en una segunda fase y a un contingente "disuasorio" de 2.300 soldados dentro de entre doce y veinticuatro meses desde que se retire al primero de estos soldados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios