Obama lee la cartilla a Netanyahu y exige el final de los asentamientos

  • El presidente norteamericano insiste en la necesidad de dos estados y el líder israelí se compromete a reanudar el diálogo con los palestinos pero se niega a reconocer públicamente la solución biestatal

Comentarios 8

El presidente de EEUU, Barack Obama, reiteró ayer su apoyo a la creación de un Estado palestino en una reunión de más de dos horas con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien expresó su voluntad de retomar las conversaciones de paz de forma inmediata. Obama exigió también a Israel que ponga fin a los asentamientos en los territorios palestinos ocupados. "Debemos avanzar en el problema de los asentamientos. Debe ponerse fin a los asentamientos", dijo Obama tras conversar con Netanyahu en el Salón Oval de la Casa Blanca.

En declaraciones a la prensa tras la reunión, que se prolongó cerca de una hora más de lo calculado, el presidente estadounidense afirmó que "hemos hablado de comenzar de nuevo negociaciones serias entre Israel y los palestinos", e indicó que a las dos partes les conviene "una solución de dos estados".

"He sugerido al primer ministro que tiene una oportunidad histórica para lograr movimientos serios en este asunto durante su mandato", indicó Obama.

Hasta el momento, Netanhayu se ha resistido a dar su apoyo a la creación de un Estado palestino y tampoco mencionó en esta ocasión esa posibilidad.

El primer ministro sí expresó su disposición a reanudar "de inmediato" las conversaciones de paz con los palestinos, interrumpidas después de que las Fuerzas Armadas israelíes entraran en la Franja de Gaza el año pasado, si por su parte los palestinos aceptan el derecho de Israel a existir.

Según Obama, "creo que no hay razón por la que no podamos aprovechar esta oportunidad y este momento".

El presidente estadounidense aseguró que ambas partes deben cumplir los compromisos adquiridos en el proceso de paz y, si los palestinos deben dar mejores garantías para la seguridad de Israel, a su vez este país debe poner fin a sus asentamientos en Cisjordania.

Además del proceso de paz en Oriente Medio, los dos líderes dedicaron buena parte de sus conversaciones al programa nuclear iraní, que Netanyahu definió como "la cuestión más apremiante" para su país.

El presidente estadounidense busca desarrollar un proceso de acercamiento a Irán, en el que ofrece un nuevo comienzo en las relaciones bilaterales si ese país se presta a cumplir sus compromisos internacionales.

Según Obama, las conversaciones directas entre los dos países podrían comenzar una vez se hayan celebrado las elecciones presidenciales previstas para junio en Irán. Aunque, según subrayó, no se deben imponer "calendarios artificiales", calculó que para finales de este año será posible determinar si el proceso de acercamiento ha dado frutos.

Obama expresó su optimismo acerca del resultado que puedan ofrecer esas negociaciones, aunque también subrayó que "no estaremos conversando eternamente" y, si no se logran resultados, Estados Unidos se planteará tomar otra serie de medidas, incluida la imposición de sanciones más duras contra Teherán.

El nuevo llamamiento a la creación de un Estado palestino realizado por el presidente estadounidense Barack Obama es "alentador" pero las declaraciones del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu son "decepcionantes", afirmó el portavoz del presidente de la Autoridad Nacional palestina palestina Mahmud Abbas.

"Las declaraciones de Obama en las que reiteró una solución con dos estados son alentadoras, pero las de Netanyahu ignorando la solución de dos estados y los derechos legítimos del pueblo palestino son decepcionantes", dijo a la AFP Nabil Abu Rudeina, el portavoz de Abbas.

La reunión entre Obama y Netanyahu forma parte de una serie que el presidente estadounidense tiene previsto con líderes de Oriente Próximo. La semana próxima, Obama recibirá al presidente egipcio, Hosni Mubarak, y al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Esta ronda de contactos culminará el 4 de junio cuando el presidente estadounidense pronuncie un discurso al mundo musulmán desde El Cairo.

El rey Abdalá II de Jordania ha indicado que en ese discurso, Obama podría presentar un nuevo plan de paz para Oriente Próximo, que no sólo incluiría la normalización entre Israel y los palestinos sino también entre Israel y sus vecinos árabes, incluido Siria.

Por su parte, el presidente del Parlamento iraní, Ali Larijani, vaticinó ayer que el supuesto nuevo plan de paz para Oriente Próximo "está abocado al fracaso, como todos los anteriores". El responsable iraní advirtió también a Washington de que no se deje seducir por los cantos de sirena procedentes de Israel. "Si los sionistas quieren abocar a la nueva Administración de Estados Unidos hacia una paz falsa e irreal en la región a través de un engaño, deben saber que es un paso hacia el infierno", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios