Obama reitera ante Abbas su respaldo a un Estado palestino

  • El presidente aumenta su presión para reclamar el fin de las colonias israelíes

El presidente de EEUU, Barack Obama, expresó el jueves su firme apoyo a la creación de un Estado palestino y aumentó su presión sobre Israel al reclamar el fin de los asentamientos en los territorios ocupados.

Obama se reunió el jueves durante hora y media con el presidente palestino, Mahmud Abbas, dentro de una serie de citas con líderes de Oriente Próximo para infundir un nuevo impulso al proceso de paz en la región.

Abbas, que llegó a la reunión debilitado, puesto que su mandato expiró hace cuatro meses y el grupo radical Hamas controla Gaza, se marchó satisfecho. Obama no sólo le dedicó palabras elogiosas. Expresó el respaldo más claro por parte de un presidente estadounidense a un Estado palestino y reiteró la necesidad de que Israel ponga fin a sus asentamientos en Cisjordania, como hizo en su reunión de hace doce días con el primer ministro judío, Benjamín Netanyahu.

"Soy un firme creyente de una solución de dos estados", el israelí y el palestino, sostuvo Obama.

Según el mandatario estadounidense, Israel acabará por entender que la creación de un Estado palestino es "la mejor manera" de garantizar su propia seguridad y tranquilidad. También indicó que las obligaciones de Israel dentro de la Hoja de Ruta, el acuerdo de paz para Oriente Próximo, incluyen "el alto a los asentamientos y garantizar que es posible un Estado palestino viable".

Por su parte, subrayó, los palestinos deben hacer más progresos para garantizar la seguridad y evitar la "incitación" contra Israel.

Netanyahu se ha resistido a dar su visto bueno a la posibilidad de un Estado palestino. El Gobierno israelí insistió el jueves en que continuará adelante con su política de asentamientos pese a las presiones de EEUU, que reclama, por boca de su secretaria de Estado, Hillary Clinton, el fin de "todos" esos enclaves israelíes sin excepciones.

Pese a estos reveses, Obama pidió paciencia al indicar que su reunión con Netanyahu apenas tuvo lugar la semana pasada. El mandatario expresó su confianza en que si ambas partes tienen en cuenta "no la ganancia táctica a corto plazo sino la estratégica a largo plazo" se podrá conseguir el objetivo de la paz.

Como Abbas, Obama subrayó que "no hay tiempo que perder" en el proceso de búsqueda de la paz, pero se declaró contrario a imponer "calendarios específicos" para el logro de un acuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios