Obama aboga por la tolerancia religiosa ante la amenaza de quemar el Corán

  • Un miembro de la iglesia evangélica de Florida que promovía este proyecto asegura que finalmente no se llevará a cabo a pesar del fracaso del ultimátum dado al imán de la futura mezquita en la Zona Cero

El presidente de EEUU, Barack Obama, lanzó ayer un elocuente llamamiento en favor de la tolerancia religiosa, en respuesta a las amenazas de un pastor protestante de Florida de quemar el Corán, que han suscitado la ira del mundo islámico y que, al parecer, ha sido cancelada.

En una larga rueda de prensa en la sala Este de la Casa Blanca, en la que abordó asuntos económicos hasta la guerra de Afganistán, Obama dedicó algunas de sus palabras más emotivas a pedir a los estadounidenses que no dejen que les separen las diferencias religiosas.

"Tenemos que asegurarnos de que no empezamos a volvernos los unos contra los otros", indicó Obama, que instó por contra a "recuperar el espíritu de unidad" vivido tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. "Somos estadounidenses que nos unimos contra aquellos que quieren hacernos daño", indicó.

En un momento poco frecuente en él, Obama se volvió introspectivo para revelar que "me apoyo fuertemente en mi fe cristiana para desarrollar mi trabajo" y añadir que por ello entiende "las pasiones que la fe puede generar".

No obstante, subrayó, "también entiendo que la gente puede practicar distintas religiones que no sean la mía, y siguen siendo buenas personas, buenos vecinos, gente que lucha junto a nosotros en las batallas". "No nos volvamos los unos contra otros. Somos una nación ante Dios, podemos llamarle por diferentes nombres pero seguimos siendo una nación", instó.

Un miembro de la pequeña iglesia evangélica de Florida anoche que la quema del Corán planeada para hoy, en el aniversario de 11-S, había sido cancelada.

"Quiero ser claro y confirmar en un cien por ciento que no habrá ejemplares del Corán quemados mañana como estaba planificado", indicó el líder evangélico K. A. Paul en una rueda de prensa en Gainsville.

El compromiso quedó firme a pesar del fracaso de una reunión con el imán de Nueva York y del ultimátum de dos horas fijado por el líder de la iglesia evangélica, Terry Jones.

El pastor Jones esperaba la confirmación del imán Feisal Abdul Rauf de que había aceptado trasladar la polémica mezquita proyectada en un centro cultural islámico a construirse cerca de la Zona Cero en Nueva York.

"Hasta ahora no me he puesto en contacto con el imán", indicó Jones en una rueda de prensa. "Pero aún estamos muy, muy confiados de que nos vamos a encontrar y estamos muy confiados, por los diversos canales que mantenemos abiertos y que no podemos mencionar, de que la reunión se llevará a cabo mañana (sábado)", dijo Jones.

Por otro lado, la rueda de prensa de Obama, en la que aceptó un total de 13 preguntas, se había convocado para que promoviera sus propuestas contra el estancamiento económico, algo que la Casa Blanca considera vital de cara a las legislativas del 2 de noviembre. El presidente comenzó con una declaración sobre la situación económica, en la que reconoció que "el agujero que dejó la recesión ha sido enorme y el progreso, dolorosamente lento" y anunció el nombramiento del economista Austan Goolsbee como presidente de su Consejo de Asesores Económicos.

Obama también aludió a la reanudación de las conversaciones directas de paz entre israelíes y palestinos y reconoció que los asentamientos israelíes en Cisjordania representan "uno de los principales asuntos en disputa".

Tuvo palabras para la situación en Afganistán y aseguró que mantendrá la presión contra su colega, Hamid Karzai, para que ponga fin a la corrupción en su país.

Asimismo, admitió que su Gobierno ha incumplido su promesa de cerrar Guantánamo en el primer año de su mandato, aunque subrayó que continúa trabajando para lograrlo. "Hemos logrado hacer realidad muchas promesas de campaña. Pero una en la que hemos fracasado es la clausura de Guantánamo", indicó Obama, que consideró que la "carga política" del cierre de esa prisión complica hacer realidad la iniciativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios