Obama trabaja en un plan de paz definitivo para Oriente Próximo

  • El rey Abdalá de Jordania revela en una entrevista en 'The Times' que el presidente de Estados Unidos convocará una conferencia en verano

El Gobierno del presidente de EEUU, Barack Obama, trabaja actualmente por conseguir un plan de paz que incluya una solución definitiva al viejo conflicto de Israel con los palestinos y las disputas territoriales de ese país con Siria y el Líbano, afirma el rey Abdalá de Jordania.

Los detalles de ese plan se discutirán seguramente en una serie de conversaciones diplomáticas que tendrán lugar este mes y entre las que destaca la prevista reunión de Obama con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dentro de una semana en la capital norteamericana.

Si se siguen dando largas a las conversaciones de paz para Oriente Próximo estallará un nuevo conflicto entre "árabes o musulmanes e Israel en los próximos 12 ó 18 meses", advierte el monarca en declaraciones que publicó ayer el diario The Times.

Obama tiene previsto dirigirse al mundo islámico el 4 de junio en El Cairo, tras lo cual, en julio o agosto, se celebraría una conferencia de paz con todas las partes en conflicto.

"No estamos hablando de una reunión sólo entre israelíes y palestinos, sino que éstos se sentarían a negociar con los israelíes, los israelíes con los sirios y también con los libaneses", explica Abdalá, que trató el plan el mes pasado en Washington con el presidente Obama.

Según el monarca jordano, si Obama no convierte en realidad su promesa de paz para la región, su credibilidad se disiparía rápidamente. "Todos los ojos estarán mirando a Washington, y si no hay señales claras, si no hay directivas claras que podamos captar todos, se extenderá la sensación de que otro Gobierno estadounidense vuelve a dejarnos en la estacada", advierte Abdalá.

El Gobierno israelí ha rechazado hasta ahora toda iniciativa que pudiera desembocar en la creación de un Estado palestino, capaz de vivir en paz con sus vecinos israelíes.

Pero, según Abdalá, lo que se propone a Israel ahora es una solución de "57 estados", por la cual todo el mundo árabe y musulmán reconocería a Israel como parte del acuerdo global. "Les estamos ofreciendo la posibilidad de ser acogidos con los brazos abiertos por una tercera parte del mundo", explica Abdalá, según el cual "el futuro no son los Altos del Golán o el Sinaí, sino que abarca desde Marruecos en el Atlántico hasta Indonesia en el Pacífico. Ése es el precio".

Mientras tanto, Netanyahu expresó ayer su deseo de alcanzar la paz con sus "vecinos palestinos" y dijo que confía en reanudar "en las próximas semanas" el diálogo con las autoridades palestinas.

Netanyahu lanzó el mensaje en Egipto, en su primer viaje fuera de Israel desde que ocupó el cargo, el 31 de marzo, tras reunirse ayer en la localidad egipcia de Sharm el Sheij con el presidente de este país, Hosni Mubarak.

En su comunicado, transmitido por la televisión egipcia, el primer ministro ensalzó los treinta años de paz que han vivido Egipto e Israel y expresó su esperanza de que esa situación pueda extenderse a los palestinos y también a los otros vecinos de Israel.

"Vine aquí para fortalecer la conexión entre la nación hebrea y la nación árabe. A los judíos nos gustaría una relación de armonía con el mundo musulmán, y querríamos conseguir la paz con los vecinos palestinos y con todos los Estados", insistió Netanyahu.

Por su parte, Mubarak pidió que se termine con el "círculo vicioso de violencia" en la región para lograr la estabilidad y seguridad para todas las partes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios