Pakistán investiga el ataque suicida en el hotel de Pesháwar

  • El atentado se saldó con 18 víctimas, entre las que se encuentran dos funcionarios de la ONU.

Las autoridades de Pakistán continúan investigando el ataque suicida de anoche contra un lujoso hotel de la ciudad de Pesháwar (noroeste), que causó la muerte de por lo menos de 18 personas, entre ellas dos funcionarios extranjeros de la ONU.

Las autoridades paquistaníes atribuyen el ataque a la insurgencia talibán, aunque el ministro de Información de la Provincia de la Frontera Noroeste (NWFP), Mian Iftikhar, garantizó que el Gobierno continuará combatiendo a los insurgentes pese a los atentados.

Según el canal televisivo Express, Ifthikar cifró en 18 los muertos y en 50 los heridos, aunque una fuente policial consultada elevó el número de fallecidos a 20 y dijo que entre ellos se encontraban varios ciudadanos de origen extranjero.

Otras fuentes oficiales han podido confirmar por el momento la muerte de dos extranjeros: el trabajador voluntario serbio Aleksandar Vorkapic, del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), y la funcionaria filipina de UNICEF Perseveranda So, informaron fuentes de estos organismos.

Otros fallecidos son un capitán de una aerolínea paquistaní y varios trabajadores del hotel -entre ellos el gerente-, según los medios del país, que también recogieron la posibilidad apuntada por los servicios de rescate de que haya cadáveres entre los escombros.

De acuerdo con la fuente policial, los terroristas llegaron anoche al hotel de cinco estrellas Pearl Continental a bordo de dos vehículos y equipados con armas automáticas, que usaron para abatir a los guardas de seguridad antes de avanzar hacia el aparcamiento.

Allí, uno de los atacantes hizo detonar un pequeño camión cargado con 500 kilogramos de explosivo, una acción que fue escuchada a kilómetros de distancia, destruyó una gran parte del hotel, decenas de vehículos, y causó desperfectos a numerosos locales cercanos.

Express difundió posteriormente un vídeo en el que se aprecia cómo los terroristas consiguen zafarse con facilidad de un guarda de seguridad y de las barreras, antes de internarse en el aparcamiento y desencadenar la explosión.

La explosión, que dejó un gran cráter de cinco metros, se saldó con numerosos heridos cuatro funcionarios de la ONU, varios ciudadanos del Reino Unido y también un alemán, un somalí y un malgache, de acuerdo con distintas fuentes.

Tanto la embajada española en Pakistán como fuentes del establecimiento y de los hospitales de la ciudad dijeron no tener constancia de que hubiera ciudadanos españoles entre los huéspedes del hotel.

El Pearl Continental, muy popular entre los extranjeros de visita, se encontraba en el barrio de Saddar, situado en el sur de la ciudad, en una zona provista de fuertes medidas de seguridad en la que también hay muchos restaurantes y edificios importantes.

Las autoridades han arrestado por el momento a dos sospechosos, pero no ha trascendido la implicación de los mismos.

El ataque contra el hotel es el último de una serie de atentados registrados en las últimas semanas en Pesháwar, que han tenido como objetivo unos cines, un ciber-café, un mercado y las propias fuerzas de seguridad.

La acción terrorista recuerda a la perpetrada a finales de mayo por otro comando en Lahore (este) contra un complejo policial, y también al potente atentado suicida que destruyó el lujoso hotel Marriott de Islamabad en septiembre de 2008 y causó 54 muertos.

El magnate paquistaní Sadruddin Hashwani, propietario tanto del Marriott como del Pearl Continental, aseguró  al canal privado Geo TV que este segundo estará operativo en dos meses.

"Conseguiré que el Pearl Continental esté operativo en dos meses de la misma manera que reabrí el Marriott en tres meses", dijo.

Las tropas paquistaníes iniciaron en abril una intensa ofensiva contra los talibanes en varias áreas del norte del país que, según cálculos militares, ha causado la muerte de más de 1.300 integristas, lo que llevó a los insurgentes a amenazar con atentados en las grandes ciudades.

El Ejército, que se plantea extender la operación al feudo talibán de Waziristán del Sur, inició el pasado martes nuevas operaciones en la demarcación vecina de Bannu, donde han muerto decenas de insurgentes en las últimas horas, según varios medios paquistaníes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios