El Papa pide paciencia y que continúe el diálogo para la paz en Oriente Medio

  • Benedicto XVII afirma que "hay que tener la valentía de volver a empezar de nuevo" para seguir adelante.

Comentarios 1

El papa Benedicto XVI hizo este viernes, camino de Chipre, un llamamiento a las partes en el conflicto en Oriente Medio para que no pierdan la paciencia y sigan adelante en la búsqueda de la paz a través del diálogo.

"La violencia no es la solución", dijo el Pontífice en el avión que le llevaba desde Roma a Paphos, primera etapa de su visita de tres días a Chipre, al comentar a los periodistas que le acompañaban el ataque de Israel a la flotilla humanitaria que se dirigía a Gaza y que ha dejado nueve muertos y decenas de heridos.

El Pontífice manifestó que con episodios de violencia "se corre el riesgo de perder la paciencia".

"Hay que tener la valentía de volver a empezar de nuevo con la certeza de que podemos seguir adelante. La violencia no es la solución, hay que crear las condiciones para volver a empezar el diálogo", afirmó el Pontífice.

Benedicto XVI ya expresó el pasado 2 de junio en la audiencia pública de los miércoles su "angustia" por el ataque de Israel a la "Flotilla de la Libertad" e hizo un llamamiento a las autoridades locales e internacionales para que "busquen soluciones justas con el diálogo, que garanticen a la población del área mejores condiciones de vida".

Benedicto XVI manifestó que su visita a Chipre es la prolongación del viaje que realizó el pasado año a Tierra Santa y en abril de este año a Malta, siguiendo las huellas de Cristo y del apóstol Pablo.

El Papa añadió que va a la isla a "testimoniar la paz y la fe en un único Dios".

Las palabras del Papa para este viaje son "diálogo y paz". La paz, precisó, está en el centro del pensamiento paulino. "No vengo con un mensaje político sino religioso, auspicio la paz, trabajemos por la paz", añadió.

Chipre es un país de mayoría ortodoxa. El 88 por ciento de sus habitantes pertenecen a la Iglesia ortodoxa griega.

Benedicto XVI abogó por proseguir el diálogo ecuménico con los ortodoxos y las otras iglesias cristianas en este mundo secularizado y dijo que este diálogo no se trata de una coalición moral o política sino de profunda fe y de la fisonomía de la fe cristiana.

Durante esta visita entregará el documento preparatorio del Sínodo que se celebrará próximamente en el Vaticano sobre la situación de las Iglesias católicas en Oriente Medio.

El Papa afirmó que en esta zona hay muchas Iglesias que están esparcidas, aisladas, y que se desconocen unas a otras y que el Sínodo puede ser el momento para que se encuentren y establezcan puntos comunes y medidas para afrontar el futuro en una zona como es Oriente Medio, donde son minoría.

Sobre estas Iglesias el Papa precisó que son antiquísimas comunidades cristianas que demuestran la importancia de la Iglesia, y el Papa espera que se conozcan mejor y que durante el Sínodo de Roma estará cerca de ellas para que se ayuden las unas a la otras en estos difíciles momentos.

El Papa agregó que estas Iglesias deben dialogar entre ellas y abrirse a las otras Iglesias cristianas y que, asimismo, deben abrirse al Islam, a quienes llamó "los hermanos musulmanes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios