Peña Nieto asume la Presidencia de México prometiendo cuentas "con déficit cero"

  • El nuevo mandatario mexicano recibe el poder de Calderón, nombra a sus miembros del gabinete de seguridad, y presta juramento. Una batalla campal entre manifestantes en contra del presidente y la Policía deja varios heridos.

 El nuevo presidente de México,  Enrique Peña Nieto, prestó juramento en el Congreso, en una  ceremonia precedida por incidentes entre policías y manifestantes,  que marcó el regreso al poder del histórico Partido Revolucionario  Institucional (PRI).  A diferencia de 2006, cuando el conservador Felipe Calderón tuvo que ingresar al recinto por una puerta trasera para tomar posesión  entre silbidos y acusaciones de fraude, Peña Nieto, de 46 años, entró  al salón de sesiones del Palacio Legislativo por la puerta principal. 

Legisladores de izquierda, que acusan a Peña Nieto de compra de votos y financiamiento ilícito en su campaña, se manifestaron con pancartas contra su llegada al poder, pero la sesión de investidura,  breve y protocolaria, transcurrió sin tumultos. El PRI gobernó México de 1929 a 2000 y vuelve ahora al poder,  después de dos mandatos consecutivos del Partido Acción Nacional  (PAN) al que pertenecen Calderón y su antecesor Vicente Fox. Peña Nieto gobernará hasta 2018. 

El presidente saliente se quitó la banda presidencial, la besó y se la entregó a Peña Nieto a través del presidente de la Cámara de  Diputados, Jesús Murillo Karam, en una breve sesión que se inició con  más de una hora de retraso y en la que no hubo discursos. "Imposición consumada. México de luto", decía un gran cartel  colocado en el salón de plenos. Otros mensajes calificaban de "candidato de telenovela" a Peña Nieto, que está casado con la actriz  Angélica Rivera. 

Fuera del Congreso hubo una veintena de heridos, en su mayoría  policías, antes de la ceremonia por el choque de grupos de manifestantes con la policía, que empleó gases lacrimógenos y  tanquetas antimotines para contener a jóvenes que lanzaban petardos y  piedras. Los invitados especiales a la investidura, entre ellos mandatarios  extranjeros y el cuerpo diplomático, no asistieron a la sesión en el  Congreso, sino que esperaron a Peña Nieto en el Palacio Nacional, donde tenía previsto pronunciar después un discurso.  Peña Nieto asumió el mando desde el primer minuto de este sábado  en un acto privado que se realizó en el Palacio Nacional, previo a la investidura en el Congreso. 

Ahí recibió la bandera mexicana de manos de Calderón, que deja el  poder después de seis años, y tomó juramento a los miembros del  gabinete encargados del área de seguridad.  El antecedente de esa ceremonia de medianoche fueron las tensiones que se vivieron en 2006 cuando la izquierda no reconoció la victoria  de Calderón y trató de impedir su toma de posesión. En esa ocasión, Vicente Fox traspasó el poder a Calderón a las 00:01 del 1 de diciembre para garantizar que no hubiera un vacío de  poder. El acto de medianoche en esta ocasión fue más solemne, en  presencia de los gabinetes saliente y entrante.  Después de su mensaje en el Palacio Nacional, Peña Nieto asistirá  a una ceremonia de saludo por parte de las Fuerzas Armadas en el  campo militar Marte. Entre los principales desafíos que enfrenta el nuevo presidente  figuran reducir los niveles de violencia del crimen organizado, después de unos 60.000 muertos registrados en el gobierno de  Calderón. Además, Peña Nieto ha prometido reactivar la economía y el  empleo. 

Peña Nieto promete cuentas públicas equilibradas, con "déficit cero"

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, se comprometió a cerrar el año próximo con "déficit cero" en las cuentas públicas, para garantizar la estabilidad económica de la que ahora goza el país. "La solidez de las finanzas públicas seguirá siendo un pilar en la conducción de la economía nacional", afirmó Peña Nieto en el primer mensaje a la nación poco después de hacer su juramento constitucional ante el Parlamento.

La decisión forma parte de trece medidas inmediatas que anunció en el primer día de su mandato, que tienen un marcado enfoque económico para fomentar la inversión, luchar contra la pobreza y mejorar la competencia en determinados sectores. Entre sus anuncios, Peña Nieto dijo que enviará al Congreso un proyecto para asegurar la "responsabilidad" en el manejo de las cuentas en estados y municipios, porque en algunos de ellos la deuda pública "ha llegado a niveles inaceptables". "Esta ley pondrá orden al endeudamiento de los Gobiernos locales", insistió. Asimismo, anunció que próximamente aprobará un decreto para "racionar el gasto corriente" y destinar mayores recursos a la inversión que tenga un beneficio directo para la población, estableciendo "medidas de austeridad y disciplina" fiscal. "Los Gobiernos tienen la responsabilidad moral de ser austeros en sus gastos", añadió. El nuevo gobernante, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se pronunció también a favor de "explotar de forma sustentable y audaz" los recursos públicos, pero sin anunciar decisiones concretas sobre Petróleos Mexicanos (Pemex).

Pemex es una empresa pública que sufre un gran rezago en la explotación de los recursos petroleros. Peña Nieto se ha comprometido previamente a fomentar la inversión extranjera en las operaciones de esa compañía, sin privatización de su capital. En cambio, el mandatario sí anunció iniciativas legales para fomentar la competencia en el sector de telecomunicaciones, incluyendo una reforma constitucional para recoger el derecho de los mexicanos a contar con banda ancha de internet.

Dentro de ese sector, anunció que en los próximos meses el Gobierno licitará dos nuevos canales de televisión abierta. El presidente anunció, asimismo, su intención de mejorar la red ferroviaria del país, que "prácticamente desapareció", a pesar de que en otros momentos de la historia tuvo una vital importancia en México. También prometió destinar nuevos recursos a proyectos de infraestructura y buscar que el sur de México quede mejor conectado con el resto del país. Entre sus principales prioridades, Peña Nieto dijo que había instruido al Gobierno para poner en marcha en los próximos dos meses una "cruzada nacional contra el hambre", y pidió el aporte de ideas de grupos políticos, empresarios y organizaciones sociales. En materia social, Peña Nieto reiteró su compromiso electoral de alcanzar un "sistema de pensión universal" y anunció que presentará un programa de seguro de vida de jefas de familia para apoyar los gastos de sus hijos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios