Mundo

"Pido a Dios que esto termine bien"

  • Los sondeos a pie de urna anunciaban la victoria de Chávez en el referéndum en el que 16 millones de venezolanos estaban llamados a decidir si suprimían los límites a la reelección de cargos públicos

Comentarios 2

La jornada era trascendental para su país y, sobre todo, para él: "Hoy se está decidiendo mi destino político. Para mí, como ser humano, como soldado, es muy importante", declaró el presidente venezolano, Hugo Chávez, al depositar su voto en el referéndum que decidió ayer la suerte de una enmienda constitucional que le permitiría volver a optar a un tercer mandato consecutivo en 2012.

"Aquí nos estamos jugando el ser o no ser una nación libre, soberana y socialista, los pilares de la revolución bolivariana, pido a Dios que todo el proceso termine bien", manifestó Chávez, que acudió acompañado de sus hijas y nietos al colegio electoral. El presidente, que a sus 54 años acaba de cumplir una década en el poder, mostró su confianza en que "se imponga finalmente la voluntad" de la mayoría de los 16 millones de venezolanos convocados ante las urnas, que dieron la victoria ala tenor de los primeros sondeos. "Por lo que dicen todas los encuestas a boca de urna, la tendencia es irreversible y la respuesta que ha dado el pueblo es irreversible", proclamó el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, quien llamó a la oposición a no propiciar actos de violencia y a reconocer los resultados.

Se trataba de dar luz verde a la reelección sin límite de mandatos del presidente y demás cargos de elección popular, una propuesta inédita en medio siglo de democracia de este país. Si se aprueba esta modificación de cinco artículos de la Carta Magna, Chávez podrá optar a un tercer mandato a partir del 2013, pero de ser rechazada, deberá abandonar el poder al concluir su segundo periodo.

Para los partidarios del presidente Chávez, esta enmienda es vital para consolidar la revolución bolivariana y lo que han llamado el socialismo del siglo XXI. Chávez ha expresado reiteradamente su deseo de "estar al frente del timón" al menos hasta 2019 o más allá.

Los defensores delsostienen que la propuesta "amplía los derechos del pueblo" al otorgarle "la libertad de elegir" a un buen gobernante cuantas veces lo deseen. Sus opositores aseguran que atenta contra el principio de la alternancia y denuncian que la reelección sin límite ya fue rechazada en referéndum en 2007.

Tras esa derrota, el gubernamental Partido Socialista Unido se ha volcado en la campaña en favor de esta enmienda.

Cerca de dos millones de personas, los llamados patrulleros, buscaron, lista en mano, a los votantes que en otras ocasiones se han abstenido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios