La Policía británica ya tiene la orden de captura contra el fundador de Wikileaks

  • El abogado de Julian Assange en el Reino Unido negocia con Scotland Yard la presentación de su patrocinado para "responder a todas las preguntas" · Estados Unidos endurece sus ataques contra el polémico portal

La orden europea de detención emitida por la Fiscalía de Suecia contra el fundador de la página web Wikileaks, Julian Assange, que supuestamente está en el sureste de Inglaterra, ha llegado ya al Reino Unido, informó anoche la BBC. De acuerdo con la cadena pública, las autoridades británicas se encontraban analizando el contenido de dicha orden, que modificaba una anterior con deficiencias, antes de proceder a ejecutarla.

El abogado de Assange en el Reino Unido confirmó que estaba negociando con la Policía la presentación de su patrocinado para responder a todas las preguntas que quieran realizarle. "Assange no está acusado de nada", manifestó el letrado Mark Stephens a la BBC. La Fiscalía sueca acusa a Assange de delitos de agresión sexual, cargos que el australiano niega y que su abogado británico ha relacionado con una posible "maniobra política".

El asunto "es bastante extraño, porque el fiscal sueco abandonó todo el caso contra él en septiembre (...) y unas semanas más tarde -tras la intervención de un político sueco-, un nuevo fiscal, no en Estocolmo, donde se encontraban Julian y esas mujeres, sino en Gotemburgo, comenzó un nuevo caso que ha resultado en estas órdenes y en la notificación roja de la Interpol", señaló el abogado de Assange en el Reino Unido.

En declaraciones a la BBC este fin de semana, Stephens dijo también que, si su cliente es finalmente detenido, luchará contra su posible extradición a Suecia, ya que teme que, de ahí, pueda ser entregado a EEUU, donde algunos políticos han llegado a pedir su ejecución.

El letrado añadió que WikiLeaks, que la pasada semana tuvo que trasladar forzosamente su servidor a Suiza tras ser retirado de las compañías de internet estadounidenses, estaba siendo objeto de "un enorme número de ciberataques".

Assange, que según los medios británicos está actualmente en el sureste de Inglaterra con unos amigos, es requerido por la justicia sueca por delitos sexuales presuntamente cometidos el pasado agosto en ese país, donde pronunció varias conferencias sobre su actividad en Wikileaks.

El Tribunal Supremo de Suecia decidió desestimar un recurso presentado por el sospechoso contra la orden de detención.

Mientras tanto, el fiscal general de EEUU, Eric Holder, anunció ayer que ha autorizado acciones "significativas" en la "investigación en marcha" por parte del Gobierno de EEUU sobre la masiva filtración de cables diplomáticos por parte de Wikileaks.

Holder, que no precisó qué tipo de acciones había autorizado, calificó las filtraciones de Wikileaks como "arrogantes, equivocadas y para nada útiles".

"Estamos viendo todas las cosas que podemos hacer para tratar de frenar el flujo de esta información", explicó el Fiscal General, en un encuentro con periodistas. "He autorizado la pasada semana un número de acciones para que lleguemos al fondo de esta cuestión y agarremos a la gente responsable de ello", agregó el fiscal general. No explicó, sin embargo, si el Gobierno de EEUU podría cerrar Wikileaks, que ha tenido que mudarse varias veces de servidor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios