Respaldo de la comunidad internacional a Erdogan no exento de recelos

  • Francia teme que se abre un periodo de "represión" La UE reclama al presidente turco "moderación" para evitar más víctimas

La comunidad internacional mostró ayer su apoyo a la legalidad constitucional en Turquía y condenó de forma unánime el intento de golpe de Estado.

La ONU, EEUU, Rusia, Francia, Alemania, el Reino Unido, la UE, Grecia, España, México, Irán, Argentina, Venezuela y Guatemala, entre otros, defendieron al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ante la intentona de derrocamiento por una parte de las Fuerzas Armadas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo un llamamiento a respetar los "derechos fundamentales" en Turquía y consideró "inaceptable" la interferencia militar en los asuntos de Estado.

"Será crucial afirmar el régimen civil y el orden constitucional de una forma rápida y pacífica de acuerdo con los principios de la democracia", afirmó Ban, quien, en una declaración oficial, pidió "calma y moderación".

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó que "todos los partidos de Turquía deben apoyar al Gobierno democráticamente elegido (...) y evitar cualquier tipo de violencia o derramamiento de sangre". También pidió a las partes que "actúen dentro del imperio de la ley" para evitar más violencia.

La alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, y el comisario de Política de Vecindad y Ampliación, Johannes Hahn, reiteraron su "total apoyo" a las instituciones democráticas del país. Ambos afirmaron, en un comunicado conjunto, que estaban en contacto con las autoridades turcas y seguían de cerca los acontecimientos.

Lamentaron la pérdida de vidas y extendieron sus condolencias a las familias de las víctimas así como a los heridos.

"Pedimos el fin del uso de la violencia y que la Policía y las fuerzas de seguridad sigan mostrando moderación y responsabilidad para evitar más víctimas", señalaron, puntualizando que "las tensiones sociales sólo pueden abordarse mediante un proceso democrático".

Mogherini y Hahn instaron a un "rápido retorno al orden constitucional de Turquía con sus límites y contrapesos", y subrayaron la importancia de que "prevalezcan el Estado de derecho y las libertades fundamentales".

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, condenó en un comunicado "en los más fuertes términos" el intento de golpe de Estado y pidió al Gobierno turco que "no utilice esta ocasión para infringir las normas democráticas o restringir la libertad de expresión y los derechos fundamentales". "La norma de un solo hombre y las decisiones arbitrarias no son aceptables en un país que no sólo es un aliado estratégico sino también un candidato a ingresar en la Unión Europea", comentó. Schulz agregó que esperan "inmediatamente el retorno al Estado de derecho, la completa separación de poderes y el total respeto a los derechos fundamentales".

El presidente francés, François Hollande, consideró que el fracaso de la intentona golpista propiciará "sin duda" un período de represión en el país. "Vamos a tener un período de mucha calma pero sin duda también habrá represión", declaró el jefe del Estado francés.

En este sentido, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, aseguró que la forma en que Turquía salga de la crisis determinará el futuro de sus relaciones con la UE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios