Supervivientes del submarino ruso relatan el pánico sufrido en la nave

  • Denuncian deficiencias como puertas bloqueadas y el exceso de personal

Supervivientes del accidente ocurrido el sábado a bordo de un submarino nuclear ruso en el que murieron 20 personas relataron ayer los momentos de pánico vividos y denunciaron deficiencias como puertas bloqueadas y el exceso de personal en la nave.

Según testimonios recogidos por la prensa, mientras una parte de la tripulación dormía, el gas freón emitido accidentalmente por el sistema antincendios del submarino se propagó rápidamente, tomando por sorpresa a sus ocupantes y provocando momentos de tensión.

Los supervivientes también denunciaron a los medios rusos que el Nerpa, que se encontraba en el Mar de Japón realizando pruebas, llevaba demasiadas personas a bordo, que las puertas de las cabinas estaban bloqueadas y que los ocupantes de la nave que dormían estaban demasiado aturdidos por el gas como para ponerse las máscaras de oxígeno.

"Estaba descansando después de haber estado de guardia. De repente el freón comenzó a expandirse. Era como una droga. Perdí el conocimiento", confesó Viktor Rifk al diario Komsomolskaya Pravda desde un hospital cercano a Vladivostok, base de la Marina rusa en el Pacífico.

La zona es inaccesible a la prensa, pero el periodista del diario logró burlar la vigilancia colándose a través de una alambrada.

"Cuando el gas líquido cayó literalmente sobre nosotros, escuché una alarma y grité: "¡Poneros las máscaras antigás!", explicó al mismo diario otro ingeniero, Serguei Anchakov.

"Algunos fueron alcanzados de lleno por el freón y murieron en el acto. Otros estaban tan desorientados que no lograron colocarse las máscaras de gas", añadió.

El suboficial Denis Kochevarov explicó que la catástrofe del Nerpa, la mayor desde el accidente del Kursk que en 2000 causó 118 muertos, podría haber sido mucho mayor. "Primero, porque fue de día. Por la noche hubiese habido muchos más muertos. Además, el freón se expandió sólo por dos compartimentos y no por los seis. Es horroroso pensar qué hubiese pasado entonces".

"¿Por qué ha habido tantos muertos?, Porque la gente dormía y no se despertaron suficientemente rápido, como nuestro químico Sacha Prudnikov. Su máscara de gas estaba suspendida delante de él, pero fue contaminado de inmediato por el freón. Sin duda, ni siquiera se dio cuenta de que estaba a punto de morir", relató Kochevarov.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios