Trece milicias palestinas instan a atacar a Israel y acabar con el nuevo diálogo

  • El portavoz del brazo armado de Hamas asegura, en un comunicado conjunto, que la resistencia ha acordado recurrir a todas las opciones contra el Estado judío · Consideran las reuniones "absurdas e infructuosas"

Trece milicias palestinas en Gaza han pedido en un documento conjunto el aumento de los ataques contra Israel para acabar con el diálogo de paz con los palestinos, iniciado ayer en Washington tras 20 meses de parón.

Abu Obeida, portavoz del brazo armado del movimiento islamista Hamas, las Brigadas de Ezedin al Qasam, leyó un comunicado conjunto en una rueda de prensa en Gaza que señalaba que las facciones armadas han acordado que, en el actual contexto, la resistencia palestina puede recurrir a todas las opciones contra Israel.

"Todos hemos acordado la unidad, cooperación y coordinación conjunta a los más altos niveles para prepararnos para acciones yihadistas efectivas e influyentes" contra Israel, dijo al leer el texto en representación de los 13 grupos.

Las milicias acordaron en un encuentro el lunes la estrategia unificada basada en "llevar la resistencia armada contra Israel a una fase avanzada de acciones yihadistas conjuntas". Dicha fase consistirá en "rechazar todos los proyectos de vergonzosas y peligrosas concesiones, y afrontar las conspiraciones contra los derechos palestinos efectuadas a través de las absurdas negociaciones", según el comunicado.

"No dejaremos que funcionen las negociaciones y responderemos porque son una puñalada en la espalda del pueblo palestino con la que legalizar las colonias (judías en territorio palestino) e ignorar los derechos palestinos", añadía.

Los 13 firmantes consideran que el nuevo diálogo de paz, consistente en reuniones quincenales destinadas a cerrar un acuerdo en un año, no son sólo "absurdas" e "infructuosas", sino que además "dan al enemigo (Israel) cobertura para cometer más acciones agresivas" contra el pueblo palestino.

Además de las Brigadas de Ezedin al Qasam, entre los firmantes del documento figuran las milicias de la Yihad Islámica y del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), más los Comités Populares de Resistencia y otros pequeños grupos armados próximos al movimiento Al Fatah.

La nota se emitió tras dos ataques consecutivos contra colonos israelíes en carreteras del territorio ocupado de Cisjordania, reivindicados por el brazo armado de Hamas, que han causado cuatro muertos y dos heridos.

Por su parte, aunque Israel vive la reanudación de las negociaciones de paz como un rayo de esperanza pese a persistentes dudas, los palestinos no comparten su visión, que tropieza con el escepticismo de la región y la hostilidad de Irán.

"La esperanza está entremezclada con la duda", resumía el diario gratuito Israel Hayom, próximo al primer ministro derechista israelí, un día después del reinicio de las conversaciones entre los dos enemigos de siempre.

"Es posible que todo esto no sea más que teatro, que Netanyahu trate antes que nada de complacer a la Administración estadounidense, y que sus declaraciones sólo busquen hacer recaer sobre el campo contrario (palestino) la responsabilidad de un fracaso. Pero si se trata de teatro, hay que reconocer que actuó bien", escribe en primera página Nahum Barnea, editorialista de Yediot Aharonot. "Quizá no fuese un show. No sólo un show. No esta vez", agrega el periodista, aludiendo a los 17 años de conversaciones palestino-israelíes sin resultados.

Incluso el influyente periódico Haaretz, en general crítico con el jefe del Gobierno, reconoce que "Netanyahu ha sorprendido cuando calificó a Abbas de interlocutor para llegar a la paz".

Durante tiempo, la derecha israelí criticó a los palestinos de no ser interlocutores fiables para alcanzar un arreglo final.

Por contra, los palestinos ven todo negro, y resaltan que antes de ir a negociar, casi a contrapelo, a EEUU, el presidente Abbas ni siquiera logró que Israel suspendiese la colonización. "Las cumbres en Washington, los bonitos discursos y las negociaciones que acaban en nada, ya los conocemos", declaró con amargura un miembro de la delegación palestina.

Para el analista Mahdi Abdel Hadi, "es la frustración la que predomina entre los palestinos. La gente no confía en Netanyahu, ni en la capacidad de Abbas para conseguir un acuerdo".

"Israel impondrá una solución y utilizará todo tipo de presiones para forzar a los palestinos a firmar un acuerdo y hacer desaparecer la cuestión palestina del calendario regional e internacional", predijo el diario palestino Al Ayyam.

Sin llegar al tono virulento de Irán, el pesimismo no es menor en otros sectores de la región, desde el Golfo a El Cairo, pasando por Beirut. La excepción son los medios jordanos, optimistas pero prudentes; incluso el secretario general de la Liga Árabe, Amr Musa, llamó a "dar una oportunidad" al diálogo.

Recordando los anteriores fracasos, la mayoría de los comentaristas árabes dudan de la sinceridad de Netanyahu y su Gobierno "extremista" para comprometerse en el camino de una "paz verdadera".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios