Trece muertos en nuevos enfrentamientos en Mogadiscio

  • Los combates comenzaron en la mañana, cuando los rebeldes atacaron simultáneamente las bases de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) y las posiciones de las tropas leales al presidente somalí

Al menos trece personas han muerto y más de sesenta resultaron heridas en los enfrentamientos que se registraron este martes en Mogadiscio entre milicias integristas islámicas y las fuerzas leales al Gobierno Federal de Transición (FTG) de Somalia, confirmaron fuentes médicas y testigos presenciales. 

Los combates comenzaron en las primeras horas de la mañana, cuando los rebeldes atacaron simultáneamente las bases de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) y las posiciones de las tropas leales al presidente somalí, el jeque Sharif Sheikh Ahmed, un líder islámico moderado. 

A los tiroteos iniciales siguieron fuertes bombardeos de artillería y morteros en varias zonas de Mogadiscio. Testigos presenciales afirman que estos han sido los combates más violentos que se registran en esta capital desde que Sheikh Ahmed fue elegido presidente en el vecino Yibuti el 31 de enero pasado. 

Sheikh Ahmed se encontraba en la residencia presidencial, contra la que los insurgentes hicieron tres disparos de mortero, que, aparentemente, no causaron víctimas. 

Zamzam Warsame, un estudiante universitario que vive en el distrito de Taleh, donde comenzaron los enfrentamientos, dijo a Efe que él y su familia huyeron de su casa debido al bombardeo indiscriminado de ambas facciones y que en la calle vieron una decena de cadáveres, tres de ellos niños. 

Por su parte, el doctor Dahir Mohamoud, subdirector del Hospital Madina, dijo que 63 personas heridas, algunas en estado muy grave, han sido ingresadas hasta el momento en ese centro médico, pero no descarta que el número podría aumentar. 

"Hay muchas personas atrapadas en el fuego cruzado o que han preferido seguir escondidas en sus casas", dijo Mohamoud, quien explicó que el sistema de transporte de la ciudad ha dejado de funcionar, incluido el servicio de ambulancias que recoge a los heridos. 

Esta nueva ofensiva contra el Gobierno de Transición se produce después del ataque del domingo pasado de dos terroristas suicidas de Al-Shabab contra una base de la AMISOM en el que murieron once soldados burundeses de la misión de paz africana. 

Somalia inmersa en el caos político desde principio de los 90, inició una nueva fase de su proceso de pacificación cuando en enero el Parlamento eligió como jefe de Estado a Sheikh Ahmed y aprobó el pasado día 14 el nombramiento como Primer Ministro de Omar Abdirashid Ali, hijo de un antiguo presidente somalí. 

Sin embargo, las facciones integristas islámicas ha rechazado las aperturas democráticas del Gobierno de Transición, que pretende llevar al país a elecciones generales, y han jurado que seguirán combatiendo hasta que lo depongan. 

Los insurgentes combaten bajo la égida de Hizb-al Islam (Partido Islámico), nueva agrupación extremista islámica formada por Al-Shabab (La Juventud), grupo que hasta finales del 2006 fue el ala militar de la Unión de Tribunales Islámicos (UTI); la Alianza para la Nueva Liberación de Somalia (ARS), que tiene sus bases de retaguardia en Eritrea, y los milicianos del clan Raskamboni. 

La oficina de la Presidencia somalí ha denunciado de belicistas a los insurgentes de esta nueva alianza integrista islámica e hizo un llamamiento a la Nación para que resista los "ataques sin sentido contra el proceso de paz" en el país. 

Somalia no ha tenido un gobierno central efectivo desde que el antiguo dictador militar Siad Barre fue depuesto en 1991 por los jefes de clanes tribales, conocidos como "señores de la guerra", que han dominado desde entonces el país con la ayuda de milicias fuertemente armadas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios