La UE avisa a Turquía de que la pena de muerte la aleja del club europeo

  • "Ningún país" puede entrar si introduce la pena capital, dice Mogherini Erdogan insiste en que la aprobará si la acepta el Parlamento

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, recordó ayer a Turquía que "ningún país" puede convertirse en estado miembro de la UE si introduce o reintroduce la pena de muerte. "Ningún país puede convertirse en país miembro de la UE si introduce la pena de muerte; eso está muy claro" si se negocia la adhesión, señaló Mogherini junto al secretario de Estado de EEUU, John Kerry. También insistió en que Turquía es un miembro del Consejo de Europa y, como tal, debe cumplir el Convenio Europeo de Derechos Humanos, el cual se pronuncia en contra de la pena capital.

Mogherini reiteró que un intento de golpe de Estado "no es ninguna excusa para alejar al país de derechos fundamentales y el Estado de Derecho". "Estaremos extremadamente vigilantes. Ya no por el bien de la UE o de las negociaciones, sino por el bien de Turquía y de los turcos", recalcó. La italiana añadió, además, que cuando la UE pide que se protejan las instituciones en el país a raíz del fallido golpe de Estado, también se refiere al Parlamento turco, donde las "fuerzas políticas empiezan a reaccionar" al acontecimiento y a la respuesta del Gobierno.

Del mismo modo, Berlín mostró su preocupación ante la evolución de los acontecimientos y exigió a las autoridades del país que respeten el Estado de Derecho y actúen con "proporcionalidad". Angela Merkel trasladó este mensaje a Erdogan en una conversación telefónica mantenida ayer.

Sin embargo, el presidente Erdogan insistió ayer en su disposición a aceptar que el Parlamento restablezca la pena de muerte, abolida en 2002, como reacción al golpe fallido. En una entrevista a la CNN desde el Palacio Presidencial en Estambul, indicó que el levantamiento militar ha sido "un claro crimen de traición. Pero, por supuesto, será necesaria una decisión parlamentaria para pasar a la acción en forma de una medida constitucional. Así, los líderes (políticos) tendrán que reunirse y discutirlo, y si ellos aceptan discutirlo, yo, como presidente, aprobaré cualquier decisión que salga del Parlamento", subrayó.

Por otro lado, John Kerry volvió a instar a Turquía a presentar "pruebas y no acusaciones" de que el predicador islamista Fethullah Gülen esté detrás del fallido golpe para pedir su extradición, aunque recalcó que, de momento, "no hemos recibido ninguna solicitud de extradición. He dejado claro al ministro turco de Exteriores que existe un proceso formal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios