La UE pide un alto el fuego y facilidades para distribuir la ayuda humanitaria en Sri Lanka

  • Los ministros de Exteriores comunitarios aprobaron un texto de conclusiones en el que insisten en que el conflicto "no puede resolverse por medios militares

La Unión Europea pidió este lunes un alto el fuego inmediato en Sri Lanka y acceso internacional a los campos de refugiados para poder distribuir ayuda humanitaria a las poblaciones afectadas por los combates entre las tropas del Gobierno y la guerrilla tamil. 

Los ministros de Exteriores comunitarios aprobaron un texto de conclusiones en el que insisten en que el conflicto "no puede resolverse por medios militares". 

Por ello, pidieron que los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) dejen las armas, renuncien al terrorismo, abandonen la práctica de reclutar niños-soldado y participen en un proceso político. 

También instaron al Gobierno de Sri Lanka a lanzar un proceso político que atienda "las preocupaciones legítimas de todas las comunidades" del país. 

La UE pidió que el Gobierno permita el libre acceso de las Naciones Unidas y de la Cruz Roja a los campos de refugiados, 

Además, condenó a los Tigres tamiles por el uso de la violencia y la intimidación para impedir que la población civil abandone el área bajo control rebelde. 

La guerrilla de los tigres tamiles se encuentra acorralada en un espacio de apenas 100 kilómetros cuadrados en el noreste de Sri Lanka, donde el Ejército ceilanés le ha arrebatado la mayor parte de sus territorios en el último año y medio. 

En el área se encuentran atrapados más de 200.000 civiles, según las organizaciones de ayuda, víctimas del fuego cruzado entre los dos bandos y de la falta de alimentos y medicamentos. 

Los tigres tamiles luchan por la independencia en las áreas de esta isla del Índico donde su etnia es mayoritaria, es decir, el norte y el este del país. 

Desde el inicio de la guerra, en 1983, casi 100.000 personas han muerto víctimas de los combates y cientos de miles se encuentran desplazadas o exiliadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios