Mundo

Uribe niega su participación en un supuesto espionaje a opositores

  • La revista colombiana 'Semana' denunció en su última edición al presidente por interceptar llamadas telefónicas de políticos, magistrados y periodistas

Comentarios 6

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, negó ayer haber ordenado al servicio secreto espiar a dirigentes opositores, magistrados y periodistas. "Jamás he dado ni una sola orden para que se vigile la vida privada de las personas. soy un hombre leal, que juega limpio con sus opositores y no les hace trampa", dijo Uribe en un mensaje enviado a la cadena radial RCN.

El presunto caso quedó al descubierto el pasado sábado, cuando la revista Semana reveló una investigación en la cual tuvo como fuente a varios funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), servicio secreto y de migración que en los últimos tiempos ha estado envuelto en grandes escándalos.

Semana denunció que el DAS no sólo estaba espiando sin orden judicial a políticos opositores, magistrados y periodistas, sino que también algunos funcionarios estaban filtrando información secreta a narcotraficantes, paramilitares y guerrilleros.

Dentro de la lista de funcionarios y periodistas espiados por el DAS se encuentran los dirigentes izquierdistas Carlos Gaviria, Gustavo Petro y Piedad Córdoba, los periodistas Julio Sánchez, de W Radio, Darío Arizmendi, director de la cadena radio Caracol, Alejandro Santos, director de Semana, Daniel Coronell, director del telenoticiero Noticias Uno, y Ramiro Bejarano, ex director del DAS y columnista, que está en las filas de la oposición.

Según el ex ministro de Defensa Rafael Pardo, el único interesado en conocer las conversaciones de dirigentes de la oposición, magistrados de la Corte Suprema de Justicia y periodistas es el Gobierno, con el objetivo de trazar una estrategia política.

Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, aseguró en una entrevista a la emisora colombiana Caracol Radio que se trata de algo muy raro porque si bien algunas de las víctimas son opositores, también han sido blanco de este delito algunos capos del narcotráfico e incluso funcionarios del Gobierno de Uribe, como el secretario general de la Presidencia, Bernardo Moreno, y la secretaria privada del Presidente, Alicia Arango.

Ante este escándalo, el nuevo director del DAS, Felipe Muñoz, se vio obligado a aceptar ayer la renuncia del subdirector de Contrainteligencia del DAS, Jorge Alberto Lagos, y anunció que comenzará la reestructuración de la central de Inteligencia.

El pasado domingo, la Fiscalía colombiana ordenó registrar las instalaciones del DAS para buscar pruebas de estas interceptaciones ilegales e identificar a los responsables de estos actos delictivos. El DAS ha estado frecuentemente envuelto en varios escándalos por vínculos con los paramilitares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios