El acusado de la filtración a Wikileaks dice que no pensó en suicidarse

  • Primer cara a cara con el fiscal del soldado, que se sentará en el banquillo el 4 de febrero

El soldado Bradley Manning, acusado de filtrar documentos de EEUU a Wikileaks, aseguró ayer que nunca tuvo intención de suicidarse en la prisión de Quantico y solo quería salir del aislamiento que se le aplicó precisamente para prevenir que se quitara la vida.

"No soy un suicida, no trataba de hacerme daño a mí mismo", dijo Manning en su primer cara a cara con la Fiscalía durante una audiencia previa al juicio que se celebrará el próximo 4 de febrero en la base de Fort Meade (Maryland).

"Quería salir, de verdad, de ese estatus", aseguró Manning, que durante los nueve meses que pasó en Quantico (Virginia) estuvo sometido a un régimen de máxima seguridad y prevención del suicidio que incluía estar 23 horas encerrado y medidas como dormir desnudo.

La Fiscalía indicó que en los documentos que rellenó Manning cuando llegó a Quantico desde Kuwait, donde estuvo brevemente en prisión tras su arresto en mayo de 2010 en Iraq, respondió que sí había tenido pensamientos suicidas. Según los documentos, Manning respondió: "Siempre planeándolo, pero nunca actuando". Ayer aseguró no recordar con claridad haber dicho eso, que en todo caso consideró una respuesta "más intelectual" que real, según afirmó con la misma elocuencia que el día anterior.

Manning está acusado de filtrar miles de documentos de la guerra de Iraq y Afganistán, así como 250.000 cables diplomáticos del Departamento de Estado, a WikiLeaks, durante el tiempo que operó como especialista de inteligencia en Iraq entre 2009 y 2010.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios