Los turcos deciden mañana la amplitud del triunfo de Erdogan

  • Nadie pone en duda que los islamistas del AKP lograrán su tercera victoria consecutiva en las generales, pero el futuro depende de la magnitud de la victoria

El partido islamista moderado del primer ministro turco Recep Tayip Erdogan espera conseguir este domingo su tercer mandato consecutivo en las elecciones legislativas en Turquía, pese a un avance en los sondeos del principal partido prolaico de la oposición.

Según todas las encuestas de intención de voto, la victoria del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), en el poder desde 2002, no deja dudas.

En este contexto, la principal duda de estos comicios, con los que se renuevan los 550 escaños del Parlamento unicameral, es saber si el AKP obtendrá suficientes escaños para hacer adoptar una Constitución más liberal, que reemplace a la redactada después del golpe militar de 1980. Erdogan busca en efecto continuar con las enmiendas a la Constitución, modificada varias veces, la última en 2010.

El primer ministro afirma que quiere profundizar la democratización de Turquía, candidata a la Unión Europea, en donde querría instaurar un régimen presidencial. Pero una parte de la opinión pública teme que con estos cambios el país caiga en el autoritarismo al estilo Putin.

Para este domingo se barajan tres escenarios. Si el AKP supera los 367 diputados, es decir una mayoría de dos tercios, podrá cambiar la Constitución sin recurrir a un referéndum. Con al menos 330 escaños, el partido en el poder deberá organizar una consulta popular. Finalmente, con menos de 330 diputados necesitará la ayuda de otros partidos o abandonar su proyecto.

Los sondeos dan la victoria al AKP con un 45% de los votos, y algunos con hasta el 50%. El partido de Erdogan sumó el 47% de los sufragios en las legislativas de 2007. Pero el principal partido de la oposición prolaico, el Partido Republicano del Pueblo (CHP) dirigido por Kemal Kiliçdaroglu, suma un 30% de las intenciones de voto (en 2007 alcanzó el 21% de los sufragios). Los observadores explican esta posición por el carisma de su líder, conocido por su lucha contra la corrupción, que creó un nuevo dinamismo en el partido kemalista.

La campaña electoral estuvo marcada por escándalos sexuales. Varios dirigentes del Partido de Ación Nacionalista (MHP) tuvieron que renunciar luego de la difusión en internet de vídeos en los que se veía a estos hombres casados en situaciones comprometedoras.Esta formación quedará probablemente en tercera posición en la lista de 15 partidos en liza y debería recabar más del 10% de los votos a escala nacional, línea impuesta a los partidos para obtener diputados.

Erdogan abrumó a sus adversarios con fuertes críticas, a veces en relación a sus vidas privadas, y, de paso, arremetió contra periodistas y empresarios conocidos como opositores. Para Sedat Ergin, del diario Hürriyet, el AKP ha logrado apropiarse de todas las instituciones con el correr de los años y Erdogan parece haber caído en una tentación hegemónica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios